Londres dice que sigue dispuesta a negociar sobre el protocolo norirlandés

Johnson se arriesga a una rebelión interna si rompe el acuerdo

Londres dice que sigue dispuesta a negociar sobre el protocolo norirlandés
GETTY

El ministro británico de Cohesión Territorial, Michael Gove, aseguró este miércoles que el Reino Unido sigue dispuesto a negociar con la Unión Europea (UE) mejoras en el protocolo norirlandés aplicado tras el Brexit, pero advirtió también de que "no se descarta ninguna opción" si no hay acuerdo.

Gove respondió negativamente cuando fue preguntado por la BBC si el Gobierno conservador "romperá" el pacto alcanzado en 2020, que establece controles de mercancías entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte a fin de evitar una frontera física entre la provincia británica y la República de Irlanda, que permanece en el mercado único europeo.

"No", dijo el ministro. "Vamos a negociar con la UE para obtener el mejor resultado posible para el pueblo de Irlanda del Norte, aunque no se descarta ninguna opción".

Gove recordó que la ministra de Exteriores, Liz Truss, hablará el jueves con el vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, con quien tiene "una buena relación".

"Intentarán hacer progresos. Sé que ambos están totalmente comprometidos a asegurar que se resuelven los problemas que han surgido", afirmó.

La tensión con Bruselas se ha elevado después de que el primer ministro, Boris Johnson, dijera ayer que la situación respecto al protocolo "es ahora muy grave" y que se está "socavando" el "equilibro" del acuerdo de paz del Viernes Santo (1998), que puso fin al conflicto en el Úlster.

Por otra parte, en un comunicado emitido anoche, Truss critica que "las actuales propuestas de la UE no abordan adecuadamente los verdaderos problemas que afectan a Irlanda del Norte y, en algunos casos, supondrían un retroceso".

"La respuesta no puede ser más controles, trámites e interrupciones (del flujo de mercancías)", advierte la responsable del Foreign Office.

"Siempre hemos preferido una solución negociada, pero no evitaremos tomar medidas para estabilizar la situación en Irlanda del Norte si no se encuentran soluciones", subrayó.

Según el Gobierno británico, Sefcovic "dejó claro" en una conversación telefónica con Truss el 28 de abril "que la UE no tenía, y en su opinión nunca tendría, un mandato para renegociar el protocolo o ir más allá de las propuestas planteadas", lo que Londres considera insatisfactorio.

El Ejecutivo de Johnson asegura que ha "explorado en profundidad" las medidas propuestas por Bruselas para facilitar su aplicación y "no son suficientes para abordar los problemas" de desabastecimiento y excesiva burocracia que afrontan los norirlandeses, que "han dejado de recibir productos de unas 200 empresas".

La situación en Irlanda del Norte ha empeorado después de que el Partido Unionista del Úlster (DUP), opuesto al protocolo, se haya negado a formar Gobierno con los republicanos del Sinn Féin después de que estos fueran la fuerza más votada en las elecciones autonómicas del pasado jueves, lo que crea una parálisis institucional.

En paralelo, destacados miembros del Partido Conservador han advertido al primer ministro británico, Boris Johnson, que puede enfrentarse a una rebelión en el Parlamento si decide tramitar una ley para suspender de formar unilateral el Protocolo para Irlanda del Norte que acordó con la Unión Europea (UE).

"Hay muchos colegas que no apoyarán esto. No podemos ir por ahí rompiendo los acuerdos internacionales que no nos gustan", afirmó un ex alto cargo conservador al diario "The Times", que no revela su identidad.

Otro "tory" pronosticó que incluso si la Cámara de los Comunes (Baja) aprobara una legislación de esa naturaleza, el texto acabaría "triturado" en la de los Lores (Alta), que en los últimos años ha ejercido de contrapeso para frenar algunas de las propuestas más drásticas en el marco del Brexit.

Normas
Entra en El País para participar