CDS

El coste de cubrirse del impago en la deuda europea se dispara a máximos de 2020

El riesgo de inestabilidad financiera crece en la zona euro por el alza imparable de las rentabilidades de la deuda

Sede del BCE en Fráncfort.
Sede del BCE en Fráncfort. Efe

El rápido encarecimiento del coste de financiación y el temor a una recesión económica precipitada por las subidas de tipos de interés con las que combatir la inflación están teniendo un rotundo reflejo en el precio de cubrirse en mercado ante una suspensión de pagos. En Europa, el coste de los CDS, o seguros contra el impago, de la deuda de las empresas con grado de inversión ha alcanzado los 100 puntos básicos por primera vez desde 2020.

Los indicadores de alerta sobre la estabilidad financiera en la zona euro están por tanto empezando a llegar a la zona euro, a pesar de haber estado contenidos durante semanas tras el estallido de la guerra en Ucrania y el alza fulminante del precio de las materias primas. Así, el índice de los CDS de las compañías europeas de mayor calidad crediticia se ha disparado a niveles que no se recordaban desde la primera mitad de 2020, cuando el mercado acusaba con fuerza el mazazo de la pandemia, según datos recopilados por Bloomberg. Firmas como el trader de commodities Louis Dreyfus, el grupo finlandés de energía Fortum o el grupo de consumo minorista francés Auchan tienen en en la actualidad los mayores costes de cubrir su deuda del impago a un plazo de cinco años.

El coste de impago de la deuda corporativa por debajo del grado de inversión también se sitúa en máximos desde mayo de 2020, un ascenso que no cesa ante el continuo incremento de las rentabilidades de los bonos soberanos. El de EE UU a una década supera con holgura el 3% y el de Alemania a 10 años, el 1%.

El coste de financiación de gobiernos y empresas se están encareciendo con rapidez ante el endurecimiento de las políticas monetarias de los bancos centrales, en especial de la Fed. Y a ello se añade el deterioro económico por los efectos de la guerra en Ucrania y la desaceleración en China, que están destapando el temor a que un escenario de menor crecimiento e inflación elevada derive en una recesión económica.

Las primas de la periferia europea han vuelto a los máximos de mayo de 2020, con la italiana sobre los 200 puntos básicos, y los diferenciales de la deuda corporativa con grado de inversión se han ampliado a los 154 puntos básicos, hasta el nivel más elevado desde el inicio de la pandemia. Este tipo de activos suma de hecho seis meses seguidos de retornos negativos, el período de pérdidas más prolongado desde 1999, de acuerdo con datos de Bloomberg.

Normas
Entra en El País para participar