Materias primas

¿Podrá EE UU demandar a la OPEP por limitar el suministro mundial de petróleo?

El Senado de EE UU estudia un proyecto de ley que lleva arrastrándose desde 2007

Refinería en Schwedt, Alemania.
Refinería en Schwedt, Alemania. AP

El Senado de Estados Unidos estudia hoy si aprobar un proyecto de ley que permitiría al país presentar demandas antimonopolio contra los miembros de la OPEP por orquestar recortes de suministro que elevan los precios del crudo. El proyecto de ley, conocido como No Oil Producing and Export Cartels (NOPEC ) lleva por objetivo proteger a los consumidores y empresas estadounidenses de los picos de los precios energéticos, pero algunos analistas advierten que su implementación también podría tener algunas consecuencias peligrosas no deseadas.

El proyecto de ley implicaría un cambio en la ley antimonopolio de Estados Unidos para revocar la inmunidad soberana que durante mucho tiempo ha protegido a la OPEP y sus compañías petroleras nacionales de demandas. Pero daría luz verde al fiscal general de Estados Unidos para demandar al cártel petrolero o a sus miembros, como Arabia Saudita, en un tribunal federal. 

Se trata de una iniciativa legislativa que ha tratado de impulsarse de forma intermitente en las dos últimas décadas y que ha contado siempre con el rechazo de Arabia Saudí y del lobby petrolero. En esta ocasión, el debate sobre este proyecto de ley llega en un momento en el que los precios energéticos se han disparado por la guerra en Ucrania y han derivado en una escalada inflacionista que ha llevado el IPC de EE UU al 8,5%, forzando a la Reserva Federal a acelerar la subida de tipos de interés.

En los últimos meses los miembros de la OPEP han rechazado la petición de EE UU de elevar su producción de crudo, y han mantenido su estrategia de realizar pequeños incrementos mensuales para volver, muy poco a poco, a los niveles previos al estallido de la pandemia. La fuerte escalada de precios del petróleo, que en el año sube un 42,6% en el caso del Brent, ha llevado incluso a EE UU a liberar parte de sus reservas estratégicas de la mano de otros países como India o China para intentar frenar la subida del precio del barril. 

La guerra en Ucrania ha impulsado además un cambio en la demanda de petróleo dado que tanto EE UU como Reino Unido y la UE han acordado reducir a finales de año su dependencia del crudo ruso, lo que tendrá un impacto en la demanda global, dado que Rusia produce alrededor del 10% del petróleo mundial.

Al mismo tiempo que una comisión del Senado de EE UU debate hoy esta propuesta de ley, los miembros de la OPEP más Rusia (OPEP+) debatirán cuál será la producción de los próximos meses.

Normas
Entra en El País para participar