Mercado laboral

Los sindicatos pelearán fuertes alzas salariales tras romper la negociación con CEOE

El fracaso del acuerdo sobre los sueldos dinamita el pacto de rentas perseguido por el Gobierno

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez (i); y el secretario general de CCOO, Unai Sordo (d); durante la manifestación por el Día Internacional de los Trabajadores
El secretario general de UGT, Pepe Álvarez (i); y el secretario general de CCOO, Unai Sordo (d); durante la manifestación por el Día Internacional de los Trabajadores Europa Press

La larga lista de acuerdos alcanzados entre patronal y sindicatos con o sin el Gobierno se vió ayer interrupida con la ruptura de las negociación entre las cúpulas de las centrales sindicales CC OO Y UGT y las organizaciones empresariales de CEOE-Cepyme para alcanzar un acuerdo salarial en el marco de la negociación del V Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC).

El acuerdo salarial bipartito era una condicion impresicindible previa para una negociación posterior con el Gobierno para un posible pacto de rentas. Si bien las dificultades que venían registrándose en los encuentros bilaterales ya habían hecho anticipar al Gobierno que dicho pacto de rentas iba a ser inviable.

La de ayer fue la crónica de un fracaso anunciado, porque pese a las numerosos encuentros celebrados por los técnicos y responsables de los agentes sociales, ambas partes teníana muy claras sus líneas rojas y eran incompatibles.

“La diferencia insalvable está relacionada con la cláusula de revisión salarial”, explicaba ayer la secretaria de Política Institucional de CC OO, Mari Cruz Vincente. Si algo tenían claro los sindicatos es que esas cláusulas, que son la única garantía de mantenimiento de poder de compra –porque compensan las subidas salariales que quedan por debajo de la inflación– debían de estar en un lugar preferente de las directrices para el contenido de los convenios colectivos que intentaban pactar con los empresarios.

Pero, al mismo tiempo, en CEOE-Cepyme tenían igual de claro que “no se podía poner por escrito en un acuerdo general de recomendaciones un compromiso de incluir las cláusulas de recomendación salarial”, independientemente de los acuerdos de incrementos a los que se llegara para cada año.

El motivo de la negativa patronal a que las recomendaciones de las cúpulas incluyeran estas cláusulas es, principalmente, la elevada incertidumbre económica y geopolítica que podría empeorar la escalada de precios o generar nuevas crisis de suministro, entre otras cosas. Esto, según otras fuentes empresariales, “nos impide hipotecar las decisiones salariales de los empresarios en el corto y medio plazo”, ya que han estado negociando un acuerdo plurianual a tres años (2022-2024).

Ante esta ruptura de las negociaciones, la negociación salarial este año y no se sabe aún si los siguientes, será un “sálvese quien pueda” en el que los sindicatos amenazaron ayer con que si las patronales sectoriales y las empresas “siguen frenando el desarrollo de la negociación colectiva, la movilización y el conflicto serán inevitables”, aseguró Vicente. Esta dirigente sindical añadió que “CC OO va a desplegar con mayor intensidad el desarrollo de la negociación colectiva tanto en el ámbito sectorial como en el de empresa, donde plantearemos las propuestas en materia salarial efectuadas en la mesa del ANC”.

Esto es lo mismo que decir que el conflicto está servido porque entre las últimas propuestas sindicales estaba aconsejar subidas del 3,4% este año; del 2,5% en 2023 y del 2% en 2024. Pero además, y ahí está la clave del rechazo patronal, que a estas subidas se les añada la recuperación del poder adquisitivo que se pierda en 2022. De esta forma el próximo año se recuperaría el 50% de la diferencia entre el 3,4% y la inflación media anual del presente ejercicio; en 2024 se recuperaría otro 0,25% de dicha diferencia y en 2025, el 0,25% restante.

Dado que no se sabe cómo evolucionará la inflación en lo que resta de año –la previsión del Banco de España es del 6,5%–, las demandas de alzas retributivas, sobre todo a partir del próximo año, serán elevadas y superarán casi con toda seguridad el 5%. Además, los sindicatos recomendarán a sus bases que presionen con mayores subidas allí donde la buena marcha de la actividad lo permita.

Por el contrario, CEOE solo estaba dispuesta a aceptar subidas del 8% distribuidas en tres años y sin ninguna recuperación del poder de compra que se pierda en 2022, ni ningún tipo de referencia a cláusulas de revisión salarial para los próximos años. "Las posiciones siguen muy alejadas entre las partes y el acuerdo no parece posible en estos momentos”, según decían ayer fuentes patronales al término de la reunión con los sindicatos, que ya de antemano, se sabía que iba a ser la última.

Dicho esto, tanto los empresarios como los sindicatos dejaron la puerta abierta a retomar las negociaciones, si no salariales, del resto de cuestiones que afectan a la negociación de los convenios. Así los empresarios precisaron que el acuerdo de negociación colecitva no es posible "en estos momentos", mientras que, de forma más clara, el sindicato UGT indicó que las conversaciones "se pueden retomar con el paso de los meses".

De hecho, a los empresarios les correría cierta prisa abordar con los sindicatos las directrices para el desarrollo de la reforma laboral en los convenios. Concretamente, la ampliación de la duración de la reforma laboral de seis meses a un año; o la utilización de los contratos fijos discontinuos.

 

 

Normas
Entra en El País para participar