China paraliza el transporte y recurre al teletrabajo para detener el avance del Covid

Beijing cierra un 15% de su red de metro para contener los casos y evitar el confinamiento de Shanghái

Pruebas masivas de Covid-19 en Beijing.
Pruebas masivas de Covid-19 en Beijing.
Beijing / Madrid

La pesadilla del Covid-19 se magnifica en China, el país donde se originó hace más de dos años el virus que sumió al mundo entero en una crisis sanitaria. Pero mientras que otras regiones como Europa o Norteamérica se depiden de las mascarillas y de las distancias de seguridad, varias ciudades chinas reviven los peores momentos del inicio de la pandemia con las medidas más radicales para detener el coronavirus y garantizar su política de cero covid: confinamientos, parálisis del transporte y teletrabajo.

Beijing ha sido la más reciente en endurecer las medidas para contener los casos. La capital china ha cerrado unas 60 estaciones de metro, un 15% de su red subterránea, y 158 rutas de autobús. Desde el 22 de abril, la ciudad ha registrado más de 300 casos de transmisión comunitaria, pero aún así, apuesta por controlar la curva sin recurrir al confinamiento total al que se enfrenta Shanghái desde hace un mes.

Por el momento, la ciudad de 22 millones de habitantes ha cerrado escuelas, restaurantes, gimnasios y lugares de entretenimiento, así como algunas empresas y edificios residenciales en zonas de alto riesgo. Desde el domingo, se reforzaron también las reglas de distanciamiento social y se lanzó una nueva ronda de pruebas masivas en los distritos más afectados.

Pero el nerviosismo se ha contagiado entre algunos residentes, que no descartan un futuro confinamiento absoluto. Esta semana algunos complejos residenciales han sido rodeados por vallas metálicas de unos dos metros de altura, con un cartel en el que se lee: "Solamente entrada, sin salida".

Dueños de empresas y de restaurantes han señalado la magnitud del impacto económico que suponen las nuevas restricciones. "El coste es demasiado grande para nosostros. ¡Son 20.000 yuanes (2.800 euros) en un día, así de simple!", ha asegurado a Reuters Jia, gerente de un restaurante de hamburguesas al este de Beijing. "Tenemos tres sucursales en Shanghái. Todas han estado cerradas y ya han perdido ingresos durante un mes. Ahora esto", ha explicado.

Starbucks, por ejemplo, reconoció el pasado martes que sus ventas en China han disminuido un 23%, lo que ha eclipsado los buenos resultados del incremento del 12% que han tenido en Estados Unidos.

Por su parte, la ciudad central de Zhengzhou, hogar de 12,6 millones de personas y sede del fabricante de iPhones Foxconn, ha anunciado el teletrabajo obligatorio, mientras que se esperan nuevas medidas para contener los casos.

Al respecto, la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, ha advertido este miércoles de que los confinamientos en China prolongarán las interrupciones en las cadenas de suministros a escala mundial.

Confinamiento estricto

En Shanghái, no se vislumbra el final del confinamiento. Después de más de un mes de cierre, a la mayoría de las personas residentes en la ciudad china más grande no se les permite salir de sus complejos de viviendas.

Algunas licencias se han concecido desde el domingo, en un intento de la región por flexibilizar las restricciones, pero solo se permite salir a un miembro de la familia para hacer compras de alimentos.

Comercios cerrados en el centro de Shanghái, este lunes.
Comercios cerrados en el centro de Shanghái, este lunes.

Según los últimos datos de las autoridades, Shanghái registró 63 nuevos casos fuera de las áreas más vigiladas, lo que retrasa el objetivo de la ciudad de no registrar nuevos contagios durante varios días antes de levantar el confinamiento.

Perspectivas de crecimiento a la baja

Las medidas para detener el virus están perjudicando el consumo interno y la producción de las fábricas en varias de las ciudades más importantes de China, interrumpiendo las cadenas de suministro globales claves y reduciendo los ingresos para algunas de las marcas internacionales más grandes, como Apple, Gucci y Yum China, el propietario de Taco Bell.

 "Las tendencias recientes de movilidad sugieren que el crecimiento de China se deterioró significativamente en abril, con la congestión del tráfico, la disminución de los pasajeros del metro y otros indicadores de alta frecuencia que se sitúan en su punto más bajo desde principios de 2020", ha asegurado la agencia Fitch Ratings en un comunicado.

Por ello, Fitch ha recortado el pronóstico de crecimiento de China para 2022 hasta un 4,3%, desde 4,8%; un resultado muy por debajo del objetivo oficial del 5,5% de China.

Contraste con la situación internacional

El mundo reportó 3,8 millones de casos de Covid en la última semana, la cifra más baja desde que a mediados de noviembre se detectaran los primeros casos de variante ómicron, actualmente la dominante en el planeta, según los datos presentados este miércoles por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La cifra supone una reducción del 17% con respecto a los contagios registrados en la anterior semana (18-24 de abril), según la OMS, que insiste en su informe epidemiológico semanal que debido a la reducción de test en muchos países esta caída debe ser interpretada con cautela.

En el caso de España, el Ministerio de Sanidad ha notificado este martes 57.329 nuevos casos en un día, lo que eleva a 11.953.481 la cifra total de contagios en el país desde el inicio de la pandemia. De las nuevas infecciones, casi un 50% (28.434) se gan registrado en mayores de 60 años, lo que regresa a esta parte de la población vulnerable al centro de la diana del virus. Abril sumó unos 344.578 nuevos contagios.

Normas
Entra en El País para participar