Airbnb vuelve a beneficios gracias a la reactivación del turismo

Logró un ebitda de 218 millones de euros en el primer trimestre de 2022. Las reservas para verano están un 30% por encima de las cifras previas a la crisis.

Brian Chesky, consejero delegado de Airbnb
Brian Chesky, consejero delegado de Airbnb Reuters

Airbnb, la mayor plataforma que intermedia entre propietarios e inquilinos de pisos turísticos en el mundo, con 7 millones de anuncios antes de la pandemia, se ha beneficiado de la recuperación acelerada del turismo y ya ha superado los niveles previos a la crisis de 2019. De este modo, el gigante dirigido por Brian Chesky logró en el primer trimestre de 2022 una facturación de 1.425 millones de euros, lo que supuso un crecimiento anual de los ingresos del 70% y situarlos un 80% por encima de lo logrado en el mismo período de 2019. “El fuerte crecimiento fue producto de la combinación del aumento de las reservas (subieron un 32% respecto a niveles precrisis) y de los precios, pese a la pandemia, la guerra en Ucrania y la desaceleración macroeconómica”, recalcó la firma en un comunicado.

En los resultados, presentados la pasada madrugada, Airbnb destaca que entre enero y marzo obtuvo un resultado de explotación de 218 millones de euros, lo que supuso el primer trimestre con beneficios desde 2018, puesto que los de 2019, 2020 y 2021 se cerraron con pérdidas de explotación. “Esa sustancial mejora del ebitda ajustado demuestra la fortaleza de nuestro negocio y la disciplina de la compañía a la hora de gestionar la estructura de costes”.

El resultado neto, sin embargo, sigue mostrando unas pérdidas de 18 millones de euros. Pese a ello, la compañía destaca que el resultado neto negativo mejoró en 259 millones respecto al primer trimestre de 2019 y en 1.139 millones respecto al primer trimestre de 2021, por el fuerte crecimiento de los ingresos, la reducción de los costes y la ausencia de comisiones cobradas en 2021. “El primer trimestre de 2022 fue otro trimestre récord para Airbnb. Los clientes siguen viajando a destinos de proximidad y rurales, pero ahora están empezando a retornar a las ciudades y a cruzar las fronteras, alcanzando niveles prepandémicos. Airbnb está más fuerte que nunca en su historia”, subrayó Chesky en un comunicado.

Las perspectivas para el resto del año son muy optimistas. A finales de abril, Airbnb contaba con un 30% más de reservas para verano en comparación con la misma fecha de 2019. Y en esa mejora ha tenido mucho protagonismo la recuperación de la demanda en destinos urbanos y en viajes a otros países, los dos segmentos más dañados por el coronavirus. “Las reservas para ciudades muy pobladas ya están por encima de los niveles prepandemia y las reservas en otros países se han triplicado respecto a 2021 y ya están en niveles de 2019”.

Normas
Entra en El País para participar