Crónica bursátil

El Ibex pierde los 8.600 puntos por el temor a la desaceleración económica

Los mercados temen que haya confinamientos en Pekín

El respiro que supone para Europa el triunfo de Emmanuel Macron no tuvo el mismo reflejo en los mercados. Con los inversores pendientes de las subidas de tipos, de los confinamientos en China y de la guerra en Ucrania, las ventas se imponen en las Bolsa. El Ibex 35 no fue ajeno a esta tendencia. Aunque las caídas fueron inferiores a las registradas por el resto de índices europeos, la Bolsa concluyó con un descenso del 0,9%, a cierta distancia del 1,63% que llegó a dejarse en niveles intradía. Pese a esta moderación, el Ibex pierde la barrera de los 8.600 puntos.

IBEX 35 8.484,50 0,93%
EUR x USD 1,0591 0,303%
Petroleo Brent 113,200 0,578%

Los mayores recortes en Europa corrieron a cargo del Cac francés. El índice galo bajó un 2%; el Dax alemán, un 1,54%; el Mib italiano, un 1,53%; el FTSE británico, un 1,88%. En una jornada en la que las Bolsas asiáticas se vieron fuertemente penalizadas por los confinamientos en China, Wall Street se tiñó de rojo. Al cierre de los mercados europeos el Dow Jones retrocedía un 1,18% y el Nasdaq, un 0,73%.

Aunque la reelección quita un factor de incertidumbre y reafirma el compromiso de Francia con la UE, el alivio no ha sido suficiente para contrarrestar el sentimiento negativo que pesó sobre los mercados. La inestabilidad política seguirá presente a la espera de conocer el resultado de las legislativas de junio. Como ya se demostró en la primera vuelta, la división política en Francia augura una presidencia difícil para Macron. “Ganar una mayoría parlamentaria absoluta sería más difícil, lo que probablemente haría inevitables algunos compromisos en la agenda de reformas”, señala Pietro Baffico, economista de Abrdn.

Pero más que las cuestiones políticas lo que cotizó el mercado fue la la situación del covid en China. “Gana peso la preocupación y las consecuencias de la prolongación de los confinamientos en China”, señala Antonio Castelo, analista de iBroker.es. La estricta política de cero contagios está afectando a las cadenas de suministro y el mercado espera que la inflación siga creciendo, algo que incide negativamente en el crecimiento global. “Hasta ahora, la aversión al riesgo sanitario ha sido extrema en China. Esto puede cambiar, sobre todo si la aceptabilidad social de los cierres -y no sólo el coste económico- disminuye drásticamente”, explica Gilles Moëc economista jefe de la gestora de fondos de inversión AXA Investment Managers. Además de Shanghai ahora las miradas están puestas en Pekin.

Además de los confinamientos en China, la guerra en Ucrania y las expectativas de una subida de tipos alimentan los rumores de desaceleración. La paralización de la actividad en el gigante asiático, uno de los principales consumidores, pone freno al alza de las materias primas. Una buena muestra de ello fueron los recortes de ArcelorMittal (-8,63%) y Acerinox (-4,49%), los dos valores más penalizados de la Bolsa española. En el índice francés los mayores recortes corrieron a cargo de las empresas del lujo. Kering bajó un 4,35%; Hermes, un 4,34% y Louis Vuitton, un 3,75% por las expectativas de nuevos confinamientos en China, mercado en el que cuentan con una exposición significativa.

En una jornada en la que predominaron las ventas, los valores de perfil defensivo fueron los que mejor comportamiento registraron. Dentro de la Bolsa española Grifols (4,74%). Siemens Gamesa (2,7%), Pharma Mar (1,52%) e Iberdrola (1,44%) fueron los mejores ejemplos. La eléctrica española contó con el respaldo de JB Capital. El departamento de análisis de la firma aconseja comprar títulos de Iberdrola y fija como precio objetivo los 11,9 euros porque considera que es una buena alternativa para jugar los problemas de la transición energética mundial, dada su huella geográfica diversificada y su tamaño.

Después del fuerte repunte que experimentaron la semana pasada las rentabilidades de la deuda, la aversión al riesgo llevó a los inversores a acelerar las compras de deuda. El panorama continúa estando repleto de incertidumbre. En un contexto marcado por el endurecimiento del mensaje de los bancos centrales es de esperar que los rendimientos de los bonos sigan subiendo. A una semana de conocer si la Reserva Federal elevará los tipos de interés en 50 puntos básicos o 75 como dejó caer el presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, el rendimiento de la deuda  EE UU a 10 años se moderó al 2,78%.

El bono alemán al mismo plazo, que el viernes a punto estuvo de superar la barrera del 1%, se relaja al 0,83% mientras el bono español cae al 1,83% y el francés, al 1,31%. La prima de riesgo francesa, que a comienzos de abril había llegado a repuntar a máximos de dos años situándose en 55 puntos básicos, en los últimos días había mejorado y se sitúa en los 47. “De cara a las próximas semanas debería continuar con su tendencia de estrechamiento hasta la zona de 40 puntos básicos, pero será difícil que baje de ahí fruto de las incertidumbres que generan las elecciones legislativas”, señala Cristina Gavin, responsable Renta Fija y Gestora de Fondos de Inversión de Ibercaja Gestión

La inacción en el mercado de deuda y la Bolsa al resultado electoral tuvo su reflejo en el mercado de divisas. La reelección de Macron no sirvió para cortar la tendencia bajista del euro que al cierre de los mercados europeos se cambiaba a 1,07 dólares.

Normas
Entra en El País para participar