El FMI advierte de que la guerra en Ucrania frenará el crecimiento mundial

El organismo rebajará las perspectivas de crecimiento para 143 países que representan el 86% de la producción económica mundial

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva.
La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) se prepara para recortar las estimaciones de crecimiento para 2022 y 2023 tras el impacto económico que ha tenido la agresión de Rusia a Ucrania. Así lo ha asegurado este jueves la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, quien ha explicado que la subida de precios en los alimentos y la energía provocada por el conflicto bélico presiona a los países más vulnerables y amenaza con fragmentar la economía mundial.

En concreto, el fondo rebajará su prespectivas de crecimiento para 143 países que representan el 86% de la producción económica mundial, aunque Georgieva ha destacado que la mayoría de los países mantendrá un crecimiento positivo.

La directora del FMI ha afirmado que la guerra en Ucrania supone un gran revés para los países que siguen luchando por recuperarse de la crisis económica derivada de la pandemia del Covid-19, aún vigente. "En pocas palabras, nos enfrentamos a una crisis, sobre una crisis ya existente. En términos económicos, el crecimiento está disminuyendo y la inflación está subiendo. En términos humanos, los ingresos de las personas han disminuido y las dificultades aumentan", ha advertido Georgieva.

El organismo no ha querido fijar este jueves cuál será la cifra de crecimiento global, pero ha dicho anteriormente que sería inferior al 4,4% previsto por el FMI en enero, cifra ya reducida en medio punto porcentual debido a las interrupciones persistentes en la cadena de suministro causadas por la pandemia. "Desde entonces, la perspectiva se ha deteriorado sustancialmente, en gran parte debido a la guerra y sus repercusiones", ha afirmado Georgieva.

Además, el FMI ha advertido sobre una nueva complicación importante: la fragmentación de la economía mundial en bloques geopolíticos, con diferentes relaciones comerciales y estándares tecnológicos, sistemas de pago y monedas de reserva. Según Georgieva, esta fragmentación sería la mayor amenaza para el orden económico instaurado tras la Segunda Guerra Mundial.

Esta advertencia también fue destacada este miércoles por la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, para quien la guerra en Ucrania puede derivar en una economía globar "bipolar", con EE UU y sus aliados por un lado, y China y otras economías más intervenidas por el Estado en el otro lado.

El pronóstico poco optimista se ha dado en la misma jornada en que la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, ha destacado el impacto de Ucrania sobre la economía de la zona euro y augurado créditos bancarios más caros. "La inflación ha aumentado significativamente y continuará siendo elevada durante los próximos meses, debido principalmente al notable encarecimiento de los costes de la energía", ha señalado Lagarde.

Normas
Entra en El País para participar