Guerra en Ucrania

Moscú se acerca al ‘default’ al abonar en rublos un cupón en dólares

Los swaps dan una probabilidad de impago del 87%

El presidente ruso Vladimir Putin.
El presidente ruso Vladimir Putin. AP

La presión internacional sobre Rusia sigue creciendo y acerca a Moscú al default. El ministro de Finanzas ruso reconoció ayer que Moscú ha abonado el cupón de una emisión de 649,2 millones de dólares que vence en abril de 2042 en rublos después de que un banco extranjero rechazara realizar la operativa. Una decisión que, según las agencias de calificación supondría la entrada de su deuda en impago técnico y añadiría más presión a Moscú, ya lastrada por las sanciones internacionales impuestas.

"Un banco extranjero se negó a ejecutar las instrucciones" de pago de un monto de 649,2 millones de dólares debidos el 4 de abril. Por ello, apuntó, "hubo que recurrir a una institución financiera rusa para hacer los pagos necesarios (...) en la divisa de la Federación de Rusia". Moscú considera que con esto habría cumplido sus obligaciones en su totalidad.

El Tesoro de Estados Unidos optó el martes por paralizar los pagos de deuda soberana rusa en dólares en entidades de EE UU. La decisión busca tanto agotar las reservas restantes en dólares, como realizar nuevos ingresos o declararse en impago. Hasta la fecha, las entidades financieras estadounidenses habían servido para canalizar los pagos de la deuda soberana rusa a los tenedores de sus bonos. Y Rusia había podido emplear sus reservas en dólares en estas entidades, pese a estar congeladas, para cumplir con estos desembolsos y evitar el impago.

El pasado 17 de marzo fue el último día en el que Moscú pudo utilizar una entidad estadounidense para abonar un cupón de 117 millones de dólares, en este caso, usó como entidad depositaria una sucursal de Citi en Londres.

Según las normas internacionales, Moscú tiene ahora una plazo de 30 días para tratar de evitar el impago y que sea efectivo el default. En caso que no pudiera cumplir con los requerimientos, Rusia entraría en default por última vez desde 1998, aunque solo en las emisiones en rublos.

Tanto S&P Global como Fitch Ratings aseguraron en el arranque del año que considerarían la entrada de Rusia en impago si abonara los cupones en una moneda diferente a la acordada en los folletos de emisión.

El anuncio de Moscú ha disparado los seguros de impago de deuda (CDS o credit default swaps) utilizados para proteger a las emisiones de deuda rusa y dan una probabilidad de impago de alrededor del 99%. Esto quiere decir que para asegurar el cobro de 10 millones de dólares en bonos rusos a un lustro se necesitan unos 7,3 millones de dólares. Hace tan solo una semana se pedían cinco millones.

La presión internacional también está teniendo impacto en el pago de las emisiones corporativas rusas. Russian Railways y EuroChem son las dos empresas rusas que han retrasado hasta el momento el pago de los cupones de su deuda y que se encuentran ya en situación de impago técnico.

Normas
Entra en El País para participar