Ucrania pide a la abogacía madrileña "romper lazos" con las empresas rusas

"Ahora es Bucha, mañana pueden ser otras ciudades", ha advertido el número dos de la diplomacia ucrania en España, en un acto organizado por el ICAM

Ronda de preguntas en el Foro Justicia ICAM sobre la guerra de Ucrania
Ronda de preguntas en el Foro Justicia ICAM sobre la guerra de Ucrania

“No es hora de pensar en qué banco ruso hay que dejar fuera del sistema Swift, o si hay que embargar el petróleo ruso o no. No es la hora de pensar, sino de actuar. Ahora es Bucha, mañana pueden ser otras ciudades”. Así de contundente se ha mostrado Dmitri Matyushenko, número dos de la Embajada de Ucrania en España, en los debates del Foro Justicia organizados por el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.

En el acto, celebrado este martes, el diplomático ha realizado un llamamiento a los abogados y juristas de las distintas jurisdicciones para contribuir de manera coordinada a documentar los posibles crímenes de guerra cometidos por las fuerzas invasoras y llevar a sus responsables ante la justicia internacional. También ha pedido a los letrados “no poner las ganancias por delante de la Justicia". "Que sean coherentes y rompan sus lazos con las empresas rusas”, ha remarcado.

Se cumplen 41 días del inicio de la invasión rusa. En este contexto, el número dos de la diplomacía ucrania en España ha denunciado las atrocidades cometidas por el ejército ruso y ha realizado un llamamiento al Gobierno de España para incrementar su apoyo militar y, además, poner al servicio del pueblo ucraniano los bienes incautados a los oligarcas rusos.

Matyushenko ha participado en el acto, a través de Zoom, en sustitución del embajador ucraniano en España, Serhii Pohoreltsev, quien ha sido requerido a última hora por el presidente Zelenski con motivo de su comparecencia ante el Congreso de los Diputados.

Expropiar bienes

Sobre lo acontecido en la localidad de Bucha, donde cientos de civiles habrían sido masacrados por las tropas del Kremlin dejando unas imágenes “horrorosas e insoportables de ver”, Matyushenko considera que se trata de “un punto de inflexión en términos psicológicos” que deberá marcar un antes y un después en la respuesta occidental a la invasión rusa.

El diplomático ucraniano ha reclamado la creación de un mecanismo que permita no solamente incautar los bienes de los oligarcas rusos, en España y en el resto de la UE, sino poder utilizarlos para fines humanitarios o ayuda militar. Asimismo, ha destacado la importancia de actuar contra las "visas de oro" que conceden la residencia en España a los grandes inversores y de "incautar lo más rápido posible las casas y yates de oligarcas rusos para que no sean escondidos en otros lugares".

Por otra parte, el diplomático también ha mostrado su preocupación por los derechos de los cerca de 32.000 niños y niñas que han llegado ya, un 32% del flujo migratorio recibido hasta la fecha, y en particular por la situación jurídica de los huérfanos y menores no acompañados, quienes pueden ser objetivo de las redes criminales.

Denunciar desde la abogacía

Por su parte, José María Alonso, el Colegio de la Abogacía de Madrid, ha recordado que, desde que estalló el conflicto, el ICAM ha activado toda su estructura para asistir en las mejores condiciones posibles a las víctimas de esta crisis, tanto en el plano jurídico como el plano humanitario. Alonso ha anunciado  la colaboración del Colegio con ACCEM, la ONG responsable del área al refugiado de Pozuelo, para coordinar la acogida en hogares de colegiados y colegiadas de Madrid de las familias de abogados ucranianos que lo soliciten.

“Como abogados, y como juristas, lo que observamos es una vulneración flagrante del Estado de derecho, del derecho internacional de los derechos humanos, de los derechos más fundamentales de los individuos, y por tanto tenemos que denunciarlo y seguir trabajando para ayudar a las víctimas”, ha expresado el decano del ICAM.

Además del decano, han participado en el acto los diputados de la Junta de Gobierno del ICAM Emilio Ramírez y Eugenio Ribón, quienes, junto a la abogada ucraniana Dasha Kvasnevska, también colegiada en Madrid, viajaron recientemente a Varsovia para impulsar, junto a la abogacía polaca y ucraniana, un corredor legal hasta España que proteja de las redes de trata y cualquier otra amenaza a las personas que se desplacen hasta nuestro país.

Durante su estancia en Polonia, los tres letrados se desplazaron a la frontera con Ucrania para apoyar a los abogados y abogadas que prestan la primera asistencia jurídica a los refugiados, entregando la documentación elaborada por expertos del ICAM sobre el proceso de regularización y acogida en España.

Normas
Entra en El País para participar