Crisis energética

Ribera: “Tocamos con la mano”que España se convierta en país exportador de energía

La respuesta a la crisis energética "no puede ser volver atrás" en la transición, ha dicho la vicepresidenta.

Teresa Ribera, vicepresidenta para la Transición Ecológica.
Teresa Ribera, vicepresidenta para la Transición Ecológica. Efe

La vicepresidenta para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha dicho que “España es un país solvente e interesante en el ámbito de la energía” y el tercero más atractivo en este sector después de Holanda y Dinamarca, según un informe de Bloomberg. Durante su intervención este lunes en el foro Wake Up Spain, organizado por El Español, Ribera ha destacado que España es líder en la suscripción de contratos de compraventa de energía a plazo (PPA) por delante de Estados Unidos, y que también es uno de los países más atractivos para producir hidrógeno verde, que se podría exportar.

Respecto a la posibilidad de que España pase de ser importador a exportador de energía “la tocamos con la mano”, si bien ha indicado que ello requerirá de un incremento de las interconexiones con el resto de Europa.

La vicepresidenta espera que a lo largo del mes de abril se pueda contar con el mecanismo de ajuste para limitar el precio del gas para consumo eléctrico y reducir así “de forma significativa” el precio de la electricidad en ese mercado. Esa es la previsión que manejan junto con Portugal para que la Comisión Europea  autorice la reforma que permita aplicar ese mecanismo que limitará el precio del gas para generar electricidad en el mercado ibérico.

En su opinión, esta medida para rebajar la luz afectará al mercado mayorista y no tanto a los contratos bilaterales que tengan firmados los comercializadores y las empresas, aunque ha dicho que no hay que olvidar que el precio del mercado mayorista tiene una incidencia y un impacto escalonado más allá del precio final que pagan los que tienen una tarifa indexada a la evolución del mercado mayorista.

La vicepresidenta ha indicado que, no obstante, el debate sobre la adecuación total del mercado eléctrico a una realidad que tiene poco que ver con la de hace 25 años, cuando fue diseñado, llevará tiempo, pero mientras tanto, en unas circunstancias como las actuales, es bueno buscar alternativas como las planteadas por España y Portugal, países a los que la Unión Europea ha autorizado una excepción.

En cualquier caso, considera que la respuesta a la actual crisis energética “no puede ser volver atrás”, como pretenden algunos, sino acelerar la transición energética, impulsando el ahorro y la eficiencia, aplicando la electrificación donde es posible y desplegando más energías renovables.

Según sus palabras, es capital impulsar estos tres aspectos para reducir la dependencia de los combustibles fósiles. Para Ribera, “lo urgente no debe desplazar a lo importante”, pues “en lo importante está la solución de una buena parte de los problemas a que nos enfrentamos”. Por otro lado, ha indicado que las señales fiscales son importantes y hay que tener cuidado para no distorsionarlas. Y ha añadido que hay que consolidar la autonomía estratégica para no tener que estar pendientes de la volatilidad de los mercados, pero también proteger a los más vulnerables, por lo que el Gobierno ha fortalecido el bono social y ha dispuesto medidas para los sectores industriales intensivos en consumo energético, además de apoyar el consumo de combustibles “en un momento sensible”.
 

Normas
Entra en El País para participar