Transporte

El transporte de carga recupera el 95% de su tráfico ante la batería de ayudas

El Gobierno considera atendidas las reivindicaciones del sector Los paros siguen afectando a puertos importantes

Grupo de transportistas en proesta ayer en la Ronda Litoral de Barcelona.
Grupo de transportistas en proesta ayer en la Ronda Litoral de Barcelona.

Una gran mayoría de los transportistas ha vuelto a la actividad después de que el Gobierno concretara en la madrugada del jueves al viernes el paquete de medidas para aliviar el alza en el gasoil, y que este fuera aprobado ayer por el Consejo de Ministros.

La vicepresidenta primera, Nadia Calviño, calificó ayer de “marginales” las marchas lentas de camiones que aún mantenían en pie las reivindicaciones de la Plataforma en Defensa del Transporte de Mercancías por Carretera, promotora del paro indefinido que comenzó el día 14. Y el Ministerio de Transportes ha puesto esta mañana el dato: el tráfico de vehículos pesados en largo recorrido fue ayer del 94% sobre un día normal.

El cálculo procede del Centro de Gestión de Tráfico de la DGT y está siendo difundido esta mañana por el ministerio que lidera Raquel Sánchez, quien ha venido apelando en las últimas jornadas a la responsabilidad entre los transportistas para evitar mayores daños a la economía.

La actividad en nodos logísticos, puertos, polígonos industriales y explotaciones agrarias y ganaderas está notando la paulatina desmovilización. Pese a ello, la Plataforma en Defensa del Transporte de Mercancías por Carretera insiste en mantener el paro indefinido y siguen viéndose afectados distintos puntos neurálgicos para el movimiento de carga.

El puerto de Valencia, por ejemplo, estuvo atendido el lunes por un 40% del tráfico habitual de camiones, cuota que estimó elevar ayer hasta el 50%. Las protestas motivaron cortes puntuales en el acceso al puerto de Barcelona y también hubo cierta incidencia en el de Bilbao. Mejoró el abastecimiento en los grandes mercados y empresas industriales como CAF han reiniciado la actividad al llegar los suministros necesarios.

La ministra de Trasportes, Raquel Sánchez, que viene apelando desde hace días a la responsabilidad de los transportistas para evitar mayores daños a la economía, habló ayer de “paros residuales”. El Gobierno da por atendidas las reivindicaciones de los transportistas y Sánchez se reunió ayer con distintos sectores de cargadores de mercancías, como es la industria de la automoción. Desde la Asociación de Cargadores de España se planteó la urgencia de medidas para una desactivación total del conflicto.

La Plataforma mantiene el paro ha reclamado un último esfuerzo a autónomos y pymes del transporte. En un mensaje en la red social Facebook difundido ayer, la asociación que preside Manuel Hernández argumentaba que “la administración sí o sí tiene que darnos una solución porque tampoco pueden aguantar mucho más este panorama”. Hernández vaticinaba que el gasoil seguirá subiendo y que la mejora actual en los precios por servicios del transporte se producirá “hasta el momento que desatasquen sus almacenes [por los cargadores], luego volverán a pagar lo que estaban pagando”.

La plataforma urge regulación para que los pequeños transportistas dejen de trabajar a pérdidas, y el Gobierno se ha comprometido a tener un borrador de Ley antes del 31 de julio que equipare el transporte de mercancías a la Ley de la Cadena Alimentaria.

La aprobación de ayudas por 1.050 millones al sector entre el 1 de abril y el 30 de junio, y la entrada en vigor de la bonificación mínima de 20 céntimos por litro de carburante ya este viernes ha motivado la práctica normalización de la actividad en la tercera semana de paros. A esta última se dedicarán 600 millones y el Gobierno espera que las petroleras carguen con cinco céntimos de descuento mínimo por litro. También salió adelante ayer la línea de ayudas directas al sector por 450 millones, que supondrán aportaciones públicas de 1.250 euros por camión, 900 por autobús, 500 por furgonetas y ambulancias, y 300 por vehículo ligero (taxis y VTC).

El Consejo de Ministros dio luz verde al crédito extraordinario para duplicar las cuantías destinadas a las ayudas al abandono de la profesión de transportista, pactado con la patronal CNTC, con lo que se busca que autónomos de avanzada edad puedan afrontar el abandono de la actividad con mayores recursos. La Plataforma que defiende el paro exige la jubilación a los 60 años para los conductores de camiones.

Finalmente, también se materializó la devolución mensual del gasóleo profesional, en lugar de la liquidación trimestral actual, otros de los compromisos adoptados ante la CNTC.

El real decreto ley que incluye este apoyo al transporte de carga por carretera avanza la nueva línea de avales de 10.000 millones por cuenta del Estado para empresas y autónomos, así como la ampliación del vencimiento de los avales otorgados por la Administración General del Estado o por cuenta del Estado.

Normas
Entra en El País para participar