Sabadell descarta un nuevo ERE: “No tenemos intención de un ajuste adicional”

El banco mantiene su previsión de cerrar el año con una rentabilidad ROTE del 6%

Josep Oliu, presidente de Sabadell.
Josep Oliu, presidente de Sabadell.

Sabadell no llevará a cabo ningún recorte de plantilla durante el periodo de su actual plan estratégico hasta 2023. El consejero delegado del banco, César González-Bueno y el presidente, Josep Oliu, han asegurado que la intención de la entidad es mantener la dimensión actual del banco después de que a finales de 2020 acordase la salida de 1.800 empleados y de que en 2021 cerrase con los sindicatos un ERE para 1.605 trabajadores, que se está terminando de ejecutar.

"No tenemos intención de hacer ajustes extraordinarios hasta 2023. Con los últimos procesos hemos recortado un 22% la plantilla y un 25% la red de oficinas. Nos parece que eso es sustancial", ha afirmado González-Bueno, en un encuentro con la prensa celebrado en Alicante antes de la celebración de la junta de accionistas este jueves.

En lo que se refiere a la evolución del negocio, el banco mantiene su previsión de cerrar el ejercicio con una rentabilidad ROTE del 6% (lo que supone un año de antelación frente a lo previsto en el plan estratégico) pese a la situación macroeconómica desfavorable debido al conflicto provocado por la invasión de Rusia a Ucrania. En ese sentido, el presidente del banco, destacó el papel de la filial británica TSB, que tras los problemas de los años iniciales para completar la integración tecnológica, cerró 2021 con un ROTE del 7%. Por ello, Oliu ha asegurado que TSB no está a la venta.

"De momento no tiene ningún sentido. Este año nos seguirá dando buenas noticias TSB. Contribuye en los negocios y ayuda a equilibrar el perfil de riesgos. Hace cuatro años tuvimos un percance que puso en duda en el mercado nuestra habilidad para sacar TSB hacia adelante. Eso despertó en otros grupos la apetencia sobre TSB. Pero ahora no hay ninguna razón para que no forme parte del grupo. Hoy no está encima de la mesa, sino todo lo contrario", ha valorado Oliu.

Igualmente, han rechazado la posibilidad de una fusión. "Hay un plan hasta 2023 que es un plan de rentabilidad. El objetivo es alinear la rentabilidad al coste de capital", ha explicado. En esa línea, el presidente del banco ha valorado un escenario favorable a medio plazo y ha anticipado una posible subida de tipos por parte del Banco Central Europeo a finales de año. "La prioridad del banco va a ser aprovechar la ola favorable y tener controlada la evolución de la tasa de morosidad, pero al mismo tiempo estar cerca de los clientes y evitar que circunstancias temporales perjudiquen el tejido empresarial", ha expresado.

Normas
Entra en El País para participar