Transporte

La patronal de la logística advierte de riesgos en la cadena de suministro por el paro en el transporte

Desde UNO se pide la intervención del Gobierno ante la cancelación de rutas por la acción de los piquetes

Varios piquetes informaban ayer a los transportistas de los paros en la N-VI por la huelga indefinida del transporte de mercancías.
Varios piquetes informaban ayer a los transportistas de los paros en la N-VI por la huelga indefinida del transporte de mercancías.

El paro indefinido promovido por la Plataforma para la Defensa del Sector de Transporte de Mercancías por Carretera Nacional e Internacional, que agrupa esencialmente a pymes y autónomos, está causando estragos en la cadena de suministros, según ha denunciado la patronal de la logística y el transporte UNO.

Su presidente, Francisco Aranda, ha demandado la intervención inmediata del Gobierno para garantizar la seguridad y evitar un posible desabastecimiento. Aranda defiende como solución la rebaja del impuesto directo a los hidrocarburos para detener la escalada en el precio de los combustibles.

Aranda defiende como solución la rebaja del impuesto directo a los hidrocarburos para detener la escalada en el precio de los combustibles

Desde UNO se habla de una “situación alarmante” debido a la acción de los piquetes en grandes nodos logísticos en todo el país. Pese a no contar con el respaldo de las grandes asociaciones del transporte, hay más de 130.000 pymes y autónomos llamados al paro.

Francisco Aranda habla de roturas en la cadena de suministro ante “numerosos incidentes que están provocando un bloqueo en diferentes rutas de nuestro país”. El representante de UNO se queja de “pinchazos a camiones, roturas de lonas, lanzamiento de piedras, etcétera, que han provocado que muchas empresas no acometan sus rutas previstas debido a la inseguridad existente”.

A la petición de garantía de seguridad, UNO suma la exigencia de medidas para embridar el precio de los combustibles actuando sobre la fiscalidad. “Es necesaria una rebaja inminente del impuesto directo a los hidrocarburos, que supone la mitad del precio de los combustibles”, ha indicado Aranda. Desde su punto de vista, “los piquetes y el paro del transporte no son la solución al problema”, abogando por el “diálogo y la negociación”.

Las grandes asociaciones de empresas de transporte de carga por carretera no se han sumado a estas acciones a la vista de los últimos pasos dados por el Ministerio de Transportes, como es el de la aprobación del Real Decreto-ley de Medidas para la Mejora de la Sostenibilidad del Transporte de Mercancías por Carretera. Sin embargo, urgen la activación de las medidas para permitir la repercusión de la subida del gasoil en el coste del servicio.

Esta última concesión a las empresas de carga ha sido duramente criticada por los distribuidores, que defendían ante el ejecutivo la permanencia de la negociación entre las partes en lugar de la obligatoria revisión de los contratos de transporte cuando sube el gasóleo.

Normas
Entra en El País para participar