Distribución

El transporte de carga por carretera advierte del riesgo de colapso por un combustible disparado

Astic urge la traslación de la subida a los contratos con cargadores, la liquidación mensual del gasoil profesional y menores cotizaciones a la Seguridad Social

Varios camiones en una autovía en Euskadi.
Varios camiones en una autovía en Euskadi.

Los transportistas de mercancías por carretera se han cargado de razones para reclamar al Gobierno medidas de alivio contra una subida de precios en los combustibles que califican de descontrolada. La asociación del transporte internacional Astic ha encendido la alarma de una posible situación de desabastecimiento de todo tipo de bienes y la consiguiente debacle económica si no se asegura la continuidad de un sector en el que operan 104.000 empresas en España. El 95% de las mercancías con destino interior viajan en camión, al igual que el 70% de las exportaciones a Europa. El colectivo se siente estratégico y demanda “medidas excepcionales de manera inmediata”.

La escalada de precios afecta tanto al gasoil como al gas natural comprimido (GNC) y licuado (GNL) que consume la flota española de 360.000 camiones. El Gobierno, a través de la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, ya reconoció días atrás al transporte por carretera como el eslabón más débil de la cadena logística y anticipó medidas para absorber el impacto del coste energético incluidas en el Real Decreto-Ley del transporte de mercancías por carretera aprobado el día 2.

Desde Astic se ha recordado esta mañana que el sector aporta un 5% del PIB y soporta más de medio millón de empleos. Pero el director general del colectivo, Ramón Valdivia, también ha hablado de empresas asfixiadas por el encarecimiento del combustible.

El Real Decreto del transporte de mercancías fija la revisión obligatoria y automática del precio del transporte cuando sube el diesel

El citado Real Decreto fija la revisión obligatoria y automática del precio del transporte cuando sube el diesel, y establece la fórmula de la compensación. Un reequilibrio que anteriormente quedaba sujeto al acuerdo entre cargador y transportista. Los usuarios del transporte tienen ahora un plazo de seis meses para adecuar sus contratos al contenido de la norma. Pero este último margen resulta excesivo, se opina en Astic, en el contexto actual. El Real Decreto obtuvo una dura contestación por parte de la gran asociación de distribuidores Aecoc, que reclama que se mantenga el margen para la negociación entre cargadores y transportistas.

Valdivia apunta que la actual es “una situación claramente excepcional en la que los precios de la energía están totalmente descontrolados como consecuencia de los efectos de la invasión de Ucrania, por lo que pedimos al Gobierno que actúe de inmediato, promoviendo un paquete de medidas que ayuden a estas empresas, como ya están empezando a hacer gobiernos como el portugués”.

La Comisión Europea permite desde ayer a los países miembros regular los precios de la energía en circunstancias excepcionales e incluso apoyar a las empresas afectadas durante la presente crisis. Ante esta concesión de Bruselas, Astic espera una rápida actuación del Ejecutivo español.

Batería de propuestas

Entre las medidas reclamadas, la asociación de transportistas por carretera Astic demanda la liquidación del gasóleo profesional con periodicidad mensual, en lugar de trimestral como viene realizándose ahora. Otro modo de poner liquidez en manos de las empresas es la de la rebaja de las cotizaciones a la Seguridad Social.

Astic estima que la factura mensual por cada camión ha subido una media de 2.000 euros por el encarecimiento del gasóleo

Se trata de dos reivindicaciones que el Comité Nacional del Transporte por Carretera, en el que está incluida Astic, trató ya con el Ministerio de Transportes a finales de 2021, en el marco de las conversaciones que evitaron un paro patronal en plenas Navidades.

Dos tercios de los costes operativos de las transportistas están relacionados con el personal y el combustible. Astic explica que un camión puede repostar hasta 1.500 litros de gasoil y consume de media 35 litros por cada 100 kilómetros, lo que le permite autonomías de más de 4.000 kilómetros. El precio del gasóleo se acerca a los 2 euros por litro, lo que supone una subida del 40% desde enero de 2021 y un alza acelerada en estas dos primeras semanas de marzo. Con ello, la factura mensual por cada camión ha subido una media de 2.000 euros.

En el caso del gas, utilizado por 12.000 a 15.000 vehículos pesados en España, las empresas llegaron a pagar hasta 30.000 euros más por la adquisición de este tipo de camiones a la vista de que era la alternativa para descarbonizar el transporte. El gas licuado ha pasado de 0,8 euros por kilogramo a más de 2 euros, por lo que empresas que han apostado por esta tecnología “ven ahora frustrada su viabilidad”, dice Valdivia. Además de Astic, otras organizaciones como CEOE y Gasnam, han solicitado ayudas urgentes al Ministerio de Transportes para este segmento del sector.

Normas
Entra en El País para participar