Invertir en la guerra deja retornos de hasta el 90%

La previsión de que los países subirán su gasto militar impulsa al sector de defensa

Logo de Rheinmetall en la fachada de un edifico en Düsseldorf, Alemania.
Logo de Rheinmetall en la fachada de un edifico en Düsseldorf, Alemania. Getty Images

Supone la cara más frívola del impacto de la guerra en Ucrania pero lo cierto es que los inversores que han optado por empresas del sector defensa están obteniendo rentabilidades de hasta el 90% desde el inicio de la contienda. A pesar de que cada vez son más las gestoras de activos que optan por tener en cuenta los criterios ESG en sus fondos, y que excluyen a empresas con negocios considerados sucios, hay otras firmas que deciden por no tener en cuenta estos criterios a la hora de componer sus carteras.

En Europa la mayor subida la está registrando Hensoldt, especializada en sensores para aplicaciones de defensa y seguridad, que se dispara un 91,1% desde ,el comienzo de los ataques rusos. Le sigue Rheinmetall, cuyas acciones se revalorizan un 60,9%. La empresa de armamento alemana se está viendo impulsada en Bolsa ante la posibilidad de que los países europeos eleven su presupuesto en defensa –Alemania ya lo ha hecho–. Los analistas de UBS, que la tienen con consejo de compra, han elevado su precio objetivo desde los 121 a los 170 euros, y sitúan a Rheinmetall como uno de los principales beneficiados por la decisión del Bundestag. "Es probable que las acciones sigan siendo volátiles a corto plazo dada su sensibilidad a la geopolítica, pero creemos que podríamos ver un cambio de percepción estructural que afecte a sus múltiplos", afirman los analistas del banco suizo.

Las subidas, aunque menores, también se reflejan en las acciones de Thales (33,8%), valor que cuenta con consejo de compra por parte de Citi, con un precio objetivo que ha elevado a los 142 euros pero que podría llegar a los 151 si el gasto en defensa en la UE creciera hasta el 2,5% del PIB. La italiana Leonardo suma un 42,7% y las británicas Chemring (25,6%), BAE Systems (22%) y QinetiQ (19,9%).

Entre los valores españoles, la única empresa con exposición al sector de la defensa es Indra, que suma un 3,6%. Más moderado es el comportamiento registrado por las cotizadas estadounidenses. Desde el 24 de febrero, un puñado de empresas del sector de la defensa despuntan en Bolsa. Unas subidas lideradas por Maxar Technologies, que se anota un 30,6%, mientras que Elbit Systems suma un 19%. Los títulos de BWX Technologies se anotan a su vez un 21%, los de Northrop Grumman suben un 14,2%, los de Lockheed Martin se apuntan un 14,7%, los de CACI International suben un 20,1% y los de Booz Allen Hamilton suman un 17,9%.

Los pocos fondos cotizados (ETF) que siguen al sector de defensa se han sumado a las ganancias pero de forma más moderada. El ETF de S&P Aerospace & Defense y el de Invesco –Powershares Aerospace & Defense– se anotan un 8,8% y un 7,6%.

La apuesta por sectores controvertidos está funcionando bien para algunas gestoras. Es el caso de AzValor, que invierte en compañías consideradas malditas que han sabido sacar partido de las subidas del uranio, del carbón y del petróleo. El fondo Azvalor Internacional se anota un 29% en lo que va de año.

Normas
Entra en El País para participar