Divisas

El euro pierde la paridad frente al franco y el Banco Nacional de Suiza se dispone a intervenir

El organismo monetario helvetico tiene como objetivo frenar la apreciación de su moneda

El castigo del mercado se concentra en divisas europeas y de países importadores de materias primas

Euro pulsa en la foto

La escalada de la tensión bélica en Europa está provocando hoy una fuerte inestabilidad en el mercado de divisas, con nuevas caídas para el euro, la libra y monedas de la Europa del Este como el zloty polaco y el florín húngaro, que descendienden a mínimos históricos. La búsqueda de refugio está impulsado además la apreciación del franco suizo, ante lo que el Banco Nacionl de Suiza ha anunciado esta mañana su disposición a intervenir en el mercado para frenar su subida.

La volatilidad del mercado de divisas se ha disparado aún más ante el temor que la guerra en Ucrania y el recrudecimiento de los ataques rusos deriven en una crisis energética en Europa, que compra a Rusia el 40% del gas que consume. Ese temor se ha agravado después de que se conociera que Estados Unidos y la UE negocian la renuncia a comprar petróleo ruso, lo que está disparando también el precio del crudo y del gas en Europa.

CHF x EUR 1,0122 0,079%

El euro ha descendido hoy por debajo de la paridad frente al franco suizo por primera vez en siete años y frente al dólar, marca mínimos de los últimos 22 meses, en los 1,086 dólares, cada vez más cerca de los mínimos a lo que retrocedió a causa de la pandemia en marzo de 2020.

“El Banco Central de Suiza está preparado para intervenir en el mercado de divisas si fuera necesario”, ha señalado la institución en un comunicado, después de reconocer su apreciación por haberse convertido en divisa refugio junto al dólar y el yen.

El mercado está castigando hoy a las divisas más expuestas a la guerra en Ucrania, como el euro y por supuesto el zloty y el florín, y también a las de aquellas economías importadoras de petróleo. El euro se ve afectado por tanto por partida doble, al estar en el epicentro de la tensión económica con Rusia y depender a la vez de sus ventas de crudo y gas. La depreciación de la divisa europea -que hoy ha llegado a retroceder frente al dólar el 1%, sumando la mayor caída en tres días de los últimos dos años- encarece aún más las importaciones de materias primas, que están disparando sin pausa sus precios y acelerando aún más la inflación.

“La incertidumbre para Europa es mayor dada la dependencia energética de Rusia. Al mismo tiempo, el dominio del dólar en los sistemas de pago globales asegura que se mantendrá la demanda de esta divisa entre los países productores de materias primas”, explica Jane Foley, responsable de divias de Rabobank en declaraciones a Bloomberg.

“No es posible valorar de forma racional cuándo van a dejar de caer las divisas europeas hasta que no veamos una señal del fin de la invasión rusa de Ucrania”, añade Daisaku Ueno, jefe de estrategia de divisas de Mitsubishi UFJ Morgan Stanley Securities.

Junto a las divisas europeas, con la excepción del franco suizo, también retroceden hoy la rupia india, hasta marcar mínimos históricos, y la lira turca. No en vano, India y Turquía son países importadores de petróleo.

Normas
Entra en El País para participar