Emiratos podría ser el nuevo patio de recreo de los oligarcas rusos

Ha adoptado una postura relativamente neutral sobre la guerra, y su enfoque contra el blanqueo no es muy agresivo

Barrio residencial Dubai Marina, en Dubái (Emiratos Árabes).
Barrio residencial Dubai Marina, en Dubái (Emiratos Árabes). reuters

Los miembros de la élite del Krem­lin están viendo cómo se confiscan sus yates y otras duras sanciones. Emiratos Árabes Unidos podría llamar su atención. Cuenta con una lista cada vez mayor de escuelas internacionales, y Dubái, en particular, tiene un aire occidental que la asemeja a una versión más calurosa del Mediterráneo. También ha adoptado un enfoque posiblemente menos agresivo a la hora de buscar el origen del dinero de su mercado inmobiliario, y hacia las personas incluidas en listas negras. En 2020, el Grupo de Acción Financiera Internacional, el principal órgano mundial antiblanqueo, dijo que EAU debía realizar “mejoras fundamentales e importantes”. En 2018, el Centro de Estudios Avanzados de Defensa, un grupo sin ánimo de lucro con sede en Washington, identificó más de 40 propiedades en Dubái vinculadas a siete personas sancionadas por EE UU y Europa.

Pero es más significativa la postura relativamente neutral de EAU ante Rusia. Se abstuvo en la primera votación de la ONU, y aunque apoyó una votación posterior no vinculante contra el ataque, no es en absoluto seguro que el líder de facto de EAU, Abu Dábi, deje de cubrir sus apuestas. Está adoptando una posición propia en las relaciones con Israel y en la guerra de Yemen, y su embajador en EE UU dijo el jueves que las relaciones con Washington estaban pasando por un “test de estrés”.

Salir enérgicamente contra Rusia también tendría una desventaja, dado que EAU compite con otros como Arabia Saudí por ser el mayor baluarte del Golfo. Moscú es uno de los líderes de OPEP+, y EAU es ya un destino clave para turistas y dinero rusos. Tres multimillonarios del país ya han amarrado sus yates en Dubái. En 2020, su alto tribunal rechazó una demanda de la esposa de Farkhad Akhmedov para embargar su yate, alegando que su acuerdo de divorcio en Reino Unido era contrario a la ley islámica.

La neutralidad puede ser más difícil de mantener si la guerra se agrava y UAE se ve sometido a la presión de EE UU para que bombee su capacidad petrolera sobrante. Aun así, es posible que los oligarcas no tarden en dirigir sus jets en su dirección.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías