Los SUV, los grandes perjudicados del impuesto de matriculación propuesto por los expertos

Varios de los coches más vendidos que no lo pagan tendrían que empezar a tributar o verían aumentada la tasa

Impuesto de matriculaciones Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El grupo de expertos que el pasado jueves presentó al Ministerio de Hacienda su libro blanco sobre la reforma tributaria, lanzó una serie de propuestas para cambiar también el modelo actual del impuesto de matriculación. Al contrario de lo que piden los fabricantes de coches, con Anfac (patronal del sector) a la cabeza, los expertos han rehusado eliminar el impuesto de matriculación y han optado por hacerle una serie de modificaciones.

El comité propone, básicamente, tres escenarios. En el primero de ellos plantea un cambio del modelo actual de tramos de emisiones de CO2 por kilómetro, que implicaría un incremento de la recaudación hasta los 862,63 millones de euros, casi el doble de los 468 millones que el Estado recaudó en 2021 con este tributo. Los otros dos escenarios supondrían aumentar la recaudación hasta los 1.847 millones o los 2.335 millones.

A día de hoy, el Toyota Corolla, un compacto que es el turismo más vendido en lo que va de año en España, no paga el impuesto de matriculación, ya que emite una media de 111 gramos de CO2 por kilómetro, cuando el mínimo para empezar a tributar está en 120 gramos. Con la primera de las propuestas, el cliente que adquiera un Corolla seguiría sin tener que pagarlo. Pero, si el Ejecutivo decidiera aplicar la segunda de las propuestas, el usuario pasaría a pagar un 5%. Este también sería el caso del Toyota C-HR, un SUV, el segundo coche más comercializado en España.

De hecho, no es a los compactos a los que más afectaría el potencial cambio del impuesto de matriculación propuesto por los expertos, sino a los SUV, unos coches muy populares que tienden a contaminar más ya que tienen un mayor tamaño. Este sería el caso, por ejemplo, del Seat Arona o el Volkswagen T-Roc, el cuarto y el quinto vehículo más vendidos en enero y febrero en España, respectivamente.

Estos coches emiten una media de entre 101 y 150 gramos de CO2 el primero y de entre 122 y 168 gramos en el caso del coche de VW. Estas diferencias en las emisiones se deben a las posibles motorizaciones que puede elegir el cliente o de equipamiento, que pueden aumentar o disminuir las emisiones del coche. En el segundo de los modelos propuestos en el libro blanco, el T-Roc podría pagar hasta un 15% de tasa, cuando actualmente tendría que desembolsar un 9,75%. Por su parte, el Arona, que hoy tributa un máximo del 4,75%, podría tener que abonar hasta un 10%.

Normas
Entra en El País para participar