Emsiones

Santander reduce costes al amortizar 'cocos' por 750 millones que pagan el 6,75%

El banco emitió el pasado septiembre 1.000 millones de este instrumento a la mitad de precio

Ana Botín, presidenta de Banco Santander.
Ana Botín, presidenta de Banco Santander.

Banco Santander ha eliminado una emisión de bonos contingentes convertibles (cocos) que emitió en 2017 por 750 millones con un cupón del 6,75%. Este importe quedará destruido el próximo 25 de abril. El banco emitió en septiembre del año pasado 1.000 millones de este mismo instrumento a, prácticamente, la mitad de precio.

Santander ha sido la primera entidad que tendrá este año una fecha de compra anticipada de deuda perpetua. Cuenta con una emisión de 2017 de 750 millones de euros en cocos que tiene la call a finales de abril, y ha decidido ejecutarla, según ha comunicado este martes a la CNMV.

La entidad presidida por Ana Botín paga un cupón del 6,75%, muy superior al 3,625% que abonó en septiembre del año pasado por una colocación de 1.000 millones de euros. Si hubiera decidido no rescatarla, pagará a partir de entonces 680,3 puntos básicos sobre el tipo de interés libre de riesgo (midswap) a cinco años.

La entidad también tendrá en junio la opción de canjear otra emisión de deuda contingente convertible emitida por su filial Santander UK, en este caso de 750 millones de libras, que pagan un interés del 7,375%.

A pesar de su carácter perpetuo, en el mercado se da por sentado que serán amortizados por adelantado en la primera ocasión que haya, tradicionalmente a los cinco años, para ser sustituidos por otras emisiones de nuevo cuño.

Una teoría que se cumplió siempre hasta 2019. Ese año, Santander puso en vilo al mercado de deuda corporativa al renunciar a rescatar una emisión de 1.500 millones en cocos colocados en marzo de 2014. Algo que sí accedió a hacer meses después. La decisión inicial del banco forzó al sector a rehacer sus cálculos y los precios asignados al cambiar una regla no escrita. En el mercado apuntaron entonces que las condiciones económicas no respaldaban en ese momento la racionalidad de canjear la emisión en la primera ventana.

Normas
Entra en El País para participar