Los minirreactores de última generación llegarán en cinco años

Tienen seguridad automática y son más baratos y más sostenibles

España no tendrá esta tecnología al apostar por el cierre de centrales

NuScale Power
Representación artística de una instalación nuclear de NuScale Power, empresa estadounidense que desarrolla SMR desde hace años.

Producir energía nuclear con reactores más pequeños, de menor potencia, dotados de seguridad reforzada y automática y con aprovechamiento de combustible ya utilizado será una realidad efectiva en un periodo máximo de cinco años. Esta producción será posible gracias a reactores modulares pequeños (SMR, por sus siglas en inglés). Los reactores pequeños, ya existentes pero con una tecnología que ahora está en plena transformación, requieren como máximo un tercio del tamaño de las actuales centrales y una potencia de 300 megavatios, frente a los 1.000 MW de las instalaciones tradicionales.

Para Foro Nuclear, “es estratégico preservar y desarrollar tecnologías punteras propias de la energía nuclear, lo que ejerce un importante efecto tractor sobre diversos sectores económicos, al tiempo que refuerza la independencia energética”. Los SMR, “con capacidades superiores a las de los actuales”, según la asociación, son fruto de esa estrategia innovadora.

Los llamados reactores modulares pequeños o de pequeña potencia ofrecen ya una serie de ventajas, destacadas por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) de Naciones Unidas. Ocupan menos espacio, por lo que pueden ubicarse en lugares donde no podrían hacerlo las centrales nucleares más grandes; pueden fabricarse y después trasladarse, con lo que reducen sus costes; ahorran tiempo de construcción y recarga de combustible, se pueden instalar en zonas alejadas con una cobertura de red de electrificación limitada, y son más seguros, en primer lugar, porque son más pequeños y simples.

Construir un reactor nuclear convencional cuesta unos 6.000 millones de dólares. La inversión inicial será mucho más reducida para los minirreactores, requerirán unos 2.000 millones de dólares si ocupan una tercera parte de los actuales. Foro Nuclear añade que pueden producirse en fábrica “con todas las ventajas que esto conlleva en cuanto a calidad de fabricación, facilidad de licenciamiento y estandarización”.

A principios de la década de 2010, la OIEA puso en marcha un programa de desarrollo de los novedosos SMR. En la actualidad, funcionan algunos modelos de SMR (en los submarinos nucleares pero es en estos años cuando la minienergía nuclear va a experimentar una verdadera revolución.

Prototipos

Diversas empresas están trabajando en estos momentos en los prototipos de los SMR del futuro próximo. Una de ellas es española, el grupo Idom, consultoría de ingeniería fundada en Bilbao en 1957 y que hoy cuenta con proyectos en 125 países. Su director de servicios nucleares, Xabier Ruiz, asegura que el prototipo que está diseñando la canadiense Moltex Energy, en el que participa Idom, es uno de los más avanzados del mundo.

Las cifras

300 megavatios es la cantidad de potencia que tienen los pequeños reactores nucleares, frente a los 1.000 MW de una central tradicional.

6.000 millones de dólares es la inversión inicial que, por regla general, requiere la construcción de una central grande. Los costes iniciales de los SMR, con un tercio de tamaño, serían de 2.000 millones de dólares.

Este SMR combina dos aspectos que van a definir la energía nuclear de las próximas décadas: mayor seguridad y mayor aprovechamiento de residuos. Ruiz explica que el proyecto incorpora sistemas de seguridad intrínseca, consistente “en nuevos diseños de la física que impiden técnicamente que ocurran accidentes”. Así, si se produce “una reacción en cadena no sostenible”, el reactor deja de funcionar automáticamente y se para solo. Además, los nuevos SMR aprovechan el combustible gastado en las centrales tradicionales. Este proyecto cuenta con el apoyo de los Gobiernos de Canadá, Estados Unidos y Reino Unido.

España, al margen

La multinacional Idom es la única empresa española que diseña en este campo de la energía nuclear. “España ha tomado la decisión de no seguir evolucionando en este tipo de energía”, afirma el director de servi­cios nucleares de Idom.

De los 439 reactores de gran potencia que funcionan actualmente en el mundo, siete están localizados en nuestro país. Sin embargo, hay intención de culminar el cierre definitivo de estas centrales “y el debate es cuándo y cómo se llevará a cabo el calendario”, comenta Ruiz. El directivo añade que “todos los esfuerzos aquí se centran en explotar de manera segura y eficiente las centrales en funcionamiento”.

Es lo contrario que ocurre en países como Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia, Rusia y China, que apuestan cada vez más por la innovación en materia nuclear. A primeros de este mes, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, anunció la construcción de aquí a 2050, de 14 nuevos reactores nucleares en el país, que es el que más energía de este tipo produce en el mundo. Ademas, informó de que su Gobierno va a invertir en los próximos años 1.000 millones de euros en la construcción de pequeños reactores o SMR.

Fases avanzadas en Canadá y China

Diseños. En la actualidad existen más de 70 diseños diferentes de SMR en distintas etapas de desarrollo, según informa Foro Nuclear. Uno de los países que está en una fase más avanzada es Canadá, que ha puesto en marcha un programa de colaboración público-privada para poder desplegar los SMR en múltiples aplicaciones.

China. El país que más unidades nucleares del mundo construye (Francia es el que más potencia produce) también está desarrollando su propio SMR. En breve estará operativo el diseño ACP-100, un reactor de agua para producir electricidad y vapor industrial y para desalinizar agua de mar.

Normas
Entra en El País para participar