Conflicto

El BCE se reúne hoy de manera informal y aleja la idea de subir tipos

La invasión de Ucrania complica la retirada de estímulos por su efecto en el crecimiento si bien promete elevar aún más la inflación

La presidenta del BCE, Christine Lagarde.
La presidenta del BCE, Christine Lagarde. DPA vía Europa Press

La invasión de Ucrania por parte de Rusia ha sorprendido al BCE en plenos preparativos de su próxima reunión del 10 de marzo, en la que todo apuntaba al anuncio de un final más acelerado de las compras de deuda con el que preparar el terreno para una subida de tipos ya en este año. Pero la amenaza para la economía de la zona euro que supone el conflicto en Ucrania requiere un nuevo análisis y quizá el retraso en esa subida de tipos, según han reconocido hoy algunos miembros del Consejo de Gobierno del BCE.

Por lo pronto, el Consejo de Gobierno del BCE va a mantener hoy un encuentro informal en París, según avanza la agencia Reuters. Fuentes oficiales del BCE han reconocido hoy que las perspectivas económicas que se anunciarán en marzo incluirán "los recientes acontecimientos geopolíticos en la región".

El conflicto en Ucrania está disparando de forma alarmante el precio del gas en Europa y haciendo de forma aún más evidente la dependencia energética de Rusia, lo que promete acelerar la inflación, que ya había comenzado el año con un impulso mayor al previsto por el BCE en diciembre.Y ese encarecimiento abrupto de la energía es además un lastre para el crecimiento.

El BCE afronta por tanto un importante dilema en el más corto plazo y hoy ya hay voces que enfrían la posibilidad de subir tipos este año, algo que también recoge el mercado, con descensos generalizados en el rendimiento de la deuda soberana europea y con un descenso en las probabilidades que el mercado de futuros da a ese incremento en el precio del dinero.

Incluso los halcones del Consejo de Gobierno del BCE se muestran hoy a favor de un retraso en el alza de los tipos de interés que sugirió Christine Lagarde en enero. El austríaco Robert Holzmann, uno de los miembros más destacados del ala dura del BCE, ha reconocido hoy que “está claro que nos estamos moviendo hacia la normalización de la política monetaria. Pero es posible sin embargo que haya que retrasar la velocidad”. Sus declaraciones contrastan con las de este mismo miércoles, cuando afirmó en una entrevista que el BCE debería decidir sobre una subida de tipos este mismo verano y elevarlos de nuevo antes de fin de año.

Para el grigo Yannis Stournaras, miembro del consejo de Gobierno del Banco Central, el BCE debería continuar su programa de estímulo de compra de bonos, al menos hasta finales de año y mantenerlo abierto para amortiguar las consecuencias de cualquier conflicto en Ucrania. Stournaras aboga por aparcar cualquier subida de los tipos de interés.

El jefe del Banco Central Griego ha asegurado que el BCE debe darse un mayor margen de maniobra sobre el momento de cualquier subida. Stournaras dijo que las perspectivas económicas son ahora "mucho más inciertas", lo que significa que el BCE debería pecar de precavido. "Juzgando la situación desde el punto de vista actual, preferiría la continuación del APP al menos hasta el final del año, más allá de septiembre, en lugar de acercar el final", ha asegurado.

"No sería partidario de anunciar el fin del APP en marzo". Europa depende de Rusia para aproximadamente el 40% de sus necesidades de gas natural y importa granos de ella y de Ucrania. Stournaras dijo que la crisis iba a deprimir los precios "a medio y largo plazo", después de un repunte inicial.

"En mi opinión va a tener un efecto inflacionista a corto plazo es decir, los precios aumentarán debido a los mayores costes energenergéticos", dijo Stournaras. Pero a largo plazo la situación cambia, por los efectos comerciales adversos y por la subida de los precios de la energía".

Para Gabriel Makhlouf, gobernador del banco de Irlanda, el BCE aún podría decidir en marzo sobre el final de las compras de euda, si bien la posibilidad de subir tipos es mucho más incierta. "Es completamente posible que en marco podamos tomar decisiones sobre qué hacer con las compras de deuda. Personalmente, no creo que pueda decir qué va a pasar con los tipos de interés ni cuándo. Preferiría tener las opciones abiertas", ha señalado.

Hasta hace poco, el mercado preveía aumentos de 50 puntos básicos en los depósitos del BCE, lo que lo llevaría a cero tras ocho años en territorio negativo, aunque han recortado esas apuestas ante escalada bélica en Ucrania.

Normas
Entra en El País para participar