Putin envía tropas a las zonas prorrusas de Ucrania mientras Occidente prepara sanciones

El Kremlin autoriza el envío de tropas para "mantener la paz" en el Donbás tras reconocer la independencia de Donetsk y Lugansk

La situación en Ucrania ha dado un giro dramático en las últimas horas. El Gobierno ruso ha movilizado tropas a las regiones separatistas de Donetsk y Lugansk y ha reconocido su independencia y soberanía, actos que según los aliados europeos constituyen una violación flagrante del derecho internacional. Las acciones del Kremlin han disparado la tensión y han provocado primera oleada de sanciones por parte de EE UU y la UE. De acuerdo con servicios de inteligencia occidentales, la invasión del territorio ucraniano podría llegar en las próximas horas. 

“Las acciones de Rusia socavan los esfuerzos pacíficos y destruyen los esfuerzos de negociación existentes. Con sus decisiones, Rusia está legalizando sus tropas, que en realidad han estado en las áreas ocupadas de Donbas desde 2014. Un país que ha apoyado la guerra durante ocho años no puede apoyar la paz", ha asegurado este martes en un comunicado el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy. En los últimos dos días, el ministerio de defensa de Ucrania ha reportado unas 97 violaciones de la tregua en la frontera con los territorios separatistas, incluyendo bombardeos con drones, con morteros y con granadas antitanques.

Por su parte, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, ha firmado este lunes una orden ejecutiva para detener la actividad comercial de Estados Unidos en las regiones separatistas y prohibir la entrada de bienes procedentes de estas zonas. Gran Bretaña, Francia y Alemania también acordaron responder con sanciones. De acuerdo con el Gobierno de Estados Unidos, Rusia ha reunido una fuerza militar de entre 169.000 y 190.000 tropas en la región, entre los que se contabilizan los rebeldes prorrusos de las zonas del este de Ucrania.

Vladimir Putin firma el decreto en el que reconoce la independencia de Donetsk y Lugansk.
Vladimir Putin firma el decreto en el que reconoce la independencia de Donetsk y Lugansk. Europa Press

"Estados Unidos impondrá sanciones a Rusia por esta clara violación del derecho internacional y de la soberanía e integridad territorial de Ucrania", ha afirmado Linda Thomas-Greenfield, embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, tras una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad a última hora el lunes. "Podemos, queremos y debemos permanecer unidos en nuestros llamamientos para que Rusia retire sus fuerzas, vuelva a la mesa diplomática y trabaje por la paz". Funcionarios occidentales declararon a la agencia Reuters, en todo caso, que las medidas adoptadas por Putin no implican las sanciones de mayor escala, que Occidente se reserva en caso de una invasión.

El representante de Rusia ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Vassily Nebenzia, indicó que su país "no quiere un baño de sangre en Donbás" (región del este de Ucrania) y aseguró que hay "un pánico infundado a la invasión de Ucrania" en los países occidentales.

Ya en el Consejo de Seguridad celebrado este lunes, Putin había adelantado que Rusia debía reconocer la independencia de estas zonas, aunque durante el anuncio especificó que dicho reconocimiento no supondría anexar estas zonas ni agregarlas formalmente a su propio territorio. Tal afirmación fue el cierre de una reunión televisada de su departamento de Seguridad, durante la que varios funcionarios abordaron el deterioro de la situación en Donetsk y Lugansk, tras casi ocho años de un conflicto con Kiev, que se ha cobrado unas 15.000 vidas, según Moscú.

La decisión de Rusia desoye así las advertencias de algunos países como Alemania. Este mismo lunes, Scholz desaconsejó a Putin el reconocimiento de las autoproclamadas repúblicas separatistas de Donbás, ya que dicho paso está en "flagrante contradicción" con los Acuerdos de Minsk para el arreglo del conflicto en el este de Ucrania.

El paso del mandatario ruso sucede también a la denuncia de Moscú sobre un intento de Ucrania de entrar al territorio ruso con vehículos armados, tras el que el Ejército ruso asegura haber abatido a cinco militares ucranios. La acusación ha sido desestimada este mismo lunes por Kiev, calificándola de "noticias falsas", recordando la estrategia de Rusia de "bandera falsa" para justificar una invasión en Ucrania.

Sanciones a la vista

Occidente prepara las sanciones a Moscú. Antes de que Rusia desvelara su veredicto, la Unión Europea (UE) había instado a Putin a que no reconociera la independencia de Donetsk y Lugansk, en la región del Donbás en el este de Ucrania, porque de lo contrario, reaccionaría "con un frente unido y fuerte".

Con el avance de Rusia, se prevé que este martes se reúnan los representantes de los Veintisiete para definir su respuesta, aunque el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, han indicado en un comunicado conjunto que, de momento, el castigo se dirigirá “a las personas relacionadas con la decisión” del reconocimiento de la independencia. Los nombres incluidos en este listado tendrán prohibida la entrada en la UE y se les confiscarán los bienes en territorio comunitario.

"Estamos dispuestos a reaccionar con un frente unido y fuerte, si [Rusia] decide hacerlo", indicó el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, en una rueda de prensa al término de un Consejo de ministros de Exteriores comunitarios, previo al comunicado del Kremlin. "Si hay reconocimiento, pondré las sanciones sobre la mesa y los ministros decidirán", advertía Borrell.

Borrell dijo que los ministros condenaron la acumulación de tropas rusas cerca de Ucrania, porque eso "incrementa las provocaciones" de los separatistas respaldados por Moscú en el este de Ucrania. Igualmente condenaron las acciones orquestadas y la manipulación de información que, "claramente, están creando un pretexto para la escalada militar en Ucrania".


"La unanimidad en el caso de Ucrania está garantizada, todo el mundo está de acuerdo", aseguró Borrell, en referencia al paquete de sanciones que tienen preparado y que adoptarán los Estados miembros si se produce una nueva agresión rusa a su vecino.

Diálogo dinamitado

La decisión de Rusia ha dinamitado la cumbre con Estados Unidos, anunciada este lunes por el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, en la que se reuniría el próximo jueves con el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, para abordar las garantías de seguridad que exige Rusia y la escalada en torno a Ucrania.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, ha afirmado este lunes que el reconocimiento de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, en Ucrania, por parte del presidente ruso muestran el "rechazo definitivo al diálogo" de Rusia.

En esta misma línea, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg ha condenado la decisión de Rusia, acusando a Moscú de crear un pretexto para una nueva invasión.

"Moscú sigue alimentando el conflicto en el este de Ucrania proporcionando apoyo financiero y militar a los separatistas", ha asegurado Stoltenberg. "Esto socava la soberanía y la integridad territorial de Ucrania, erosiona los esfuerzos hacia una resolución del conflicto, y viola los Acuerdos de Minsk, de los que Rusia es parte".

Normas
Entra en El País para participar