El precio de la gasolina y el gasóleo alcanza nuevo récord histórico

El coste medio del litro de gasolina acumula una subida del 6,5%, mientras que el gasóleo se ha elevado un 8,5%

Una hombre llena el depósito de combustible.
Una hombre llena el depósito de combustible. REUTERS

Los carburantes siguen sin dar tregua al bolsillo de los consumidores. Este jueves la gasolina ha marcado, por tercera semana consecutiva, un nuevo récord, según la última edición del boletín petrolero que publica la Comisión Europea. El diésel, por su parte, también ha batido el máximo vigente desde septiembre de 2012.

La gasolina ha dado un acelerón del 1,1% en los últimos siete días, con lo que se vende en España a una media de 1,57 euros el litro. El gasóleo ha repuntado todavía más: un 1,3%, para situarse en los 1,46 euros el litro. Así, llenar un depósito estándar de 55 litros cuesta 86,6 euros para los usuarios que usan gasolina y 80,41 para quienes repostan con gasóleo A, el carburante más consumido en los surtidores nacionales.

A menos de dos meses de que iniciara el año, la gasolina acumula ya un repunte del 6,5% y el gasóleo de un 8,5%. En suma, los conductores hoy tienen que pagar entre 17,8 euros y 18,1 euros más que hace un año por repostar el depósito.

El acelerón de ambos combustibles está impulsado por el alza en el precio del petróleo. El barril de Brent, referencia en Europa, ha pasado en dos años de costar 20 dólares a rozar cifras de tres dígitos, en gran parte como consecuencia de la reducción sustancial del colchón de existencias de crudo y por el conflicto entre Rusia y Ucrania. El barril de Brent ha superado este jueves los 93 dólares, pero se mantiene por debajo del récord del lunes, cuando alcanzó los 95,68 dólares por barril, niveles que no se veían desde 2014.

La volatilidad en el precio del oro negro tiene otras consecuencias, la más grave: la subida del IPC. Un barril en 100 dólares elevaría las previsiones de inflación en medio punto porcentual, según los cálculos de Bloomberg. A estas estimaciones se suma Funcas, que espera que la inflación se dispare hasta el 7,1% en febrero como consecuencia del aumento del precio del oro negro. Ante este panorama, los expertos consideran que poco puede hacer España, importador de petróleo, al control de los precios. De hecho, apuntan a que cualquier intento por mitigar la subida solo aumentaría el déficit público y la deuda.

A pesar de estos niveles, los precios de los carburantes en España se mantienen por debajo de la media europea, donde el litro de gasolina está en 1,70 euros y el de diésel en 1,58 euros. La gasolina más cara entre los países del bloque la tiene Países Bajos (2,04 euros) seguido por Finlandia (1,92 euros), que también encabeza junto a Suecia los precios máximos en gasóleo. Por el contrario, Polonia (1,16 euros) y Bulgaria (1,26 euros) tienen la gasolina más barata de Europa.

El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos y a los gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal, en general, que la media comunitaria.

Normas
Entra en El País para participar