_
_
_
_
Energía

El BCE prevé un impacto de al menos el 0,2% del PIB en 2022 por el alza del gas

Advierte del elevado riesgo de la dependencia energética en la zona euro, que importa el 90% del gas que consume

Instalación de gas natural licuado en Maryland
Instalación de gas natural licuado en MarylandReuters
Nuria Salobral

La tensión bélica que se vive en Ucrania por el pulso que mantienen Moscú y la OTAN está mostrando en toda su crudeza la dependencia energética de Europa del gas ruso. El alza de su precio ya era previo a la escalada de tensión en Ucrania en las últimas semanas pero su intenso encarecimiento ya se va a cobrar una factura en el crecimiento de la zona euro en el primer trimestre y en el conjunto del año, según advierte hoy el BCE en un informe.

El BCE recuerda que el gas natural es la segunda fuente de energía de la zona euro, solo por detrás del petróleo, y que el 90% del que se consume en la región es importado. “Simulaciones realizadas a partir del alza de los precios del petróleo y el gas desde el inicio de 2021 sugieren un significativo impacto negativo en la actividad de la zona euro en 2022, con un pico en el primer trimestre”, señala el BCE.

En concreto, la institución estima que la actual subida de estas materias primas podría rebajar el PIB en un 0,2% durante 2022. Aña de hecho que los precios del gas natural en la zona euro podrían dispararse en el primer trimestre el 600% frente al mismo período del año anterior para descender después de forma significativa, según muestran los futuros y de acuerdo a las proyecciones avanzadas por el BCE en diciembre.

El BCE también advierte de que un hipotético racionamiento del gas natural del 10% tendría un impacto de alrededor del 0,7% en la producción europea, considerando el impacto directo e indirecto, a través del impacto en los precios de los productos y servicios de la zona euro. Así, el empleo del gas es directo en los sectores de la minería, el papel o las químicas, pero su encarecimiento se traslada a toda la cadena de producción.

El encarecimiento de la energía en este inicio de año, agravado con la tensión bélica en Ucrania, es el principal argumento que defiende el BCE en su reciente mensaje de endurecimiento de su política monetaria. Ante el avance de la inflación, de nuevo más intenso de lo esperado, el BCE ya no descarta subir los tipos de interés este año.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Nuria Salobral
Es jefa de la sección de Inversión en el fin de semana y redactora especializada en temas financieros y política monetaria. Trabaja en Cinco Días desde 2006, donde ha cubierto la quiebra de Lehman Brothers, el rescate a la banca española o las decisiones del BCE. Nacida en Madrid, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense.

Archivado En

_
_