Retribuciones

El Gobierno propone subir a 1.000 euros el salario mínimo interprofesional desde el 1 de enero

Trabajo escuchará hasta el miércoles las alegaciones de los interlocutores sociales y, después, llevará el incremento a uno de los últimos consejos de ministros de febrero

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

La negociación laboral no cesa. Los representantes de los interlocutores sociales se han reunido esta mañana con el Ministerio de Trabajo para abordar la próxima subida del salario mínimo interprofesional (SMI) para este año.  En esta reunión los sindicatos han planteado el incremento de esta renta de los 965 euros a 1.000 euros mensuales (en 14 pagas) mientras que los empresarios mantienen que, como en la anterior subida, no es el mejor momento para volver a subir el SMI. El Gobierno ha elaborado ya el decreto que recogerá este incremento y en él ha incluido su propuesta para subirlo a 1.000 euros. "A mi me gustaría que fueran 1.000 euros" ha dicho claramente hoy la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz,

Díaz había reiterado en los últimos tiempos que la subida sería acorde a las recomendaciones del comité de expertos, en cuyo informe se recogen tres escenarios para 2022: una subida del salario mínimo a 989 euros mensuales (24 euros más); a 996 euros (31 euros más); o a 1.005 euros (40 euros más). Los responsables del Gobierno dijeron en la mesa que apostaban por una cifra del entorno de la banda media citada por los expertos, por ello los sindicatos salieron de la reunión asegurando que la propuesta de Trabajo era subir el SMI a 996 euros.

Si bien, posteriormente y tras manifestar Díaz, en rueda de prensa, su intención de que la subida fuera a 1.000 euros, fuentes de su Departamento confirmaron que en el texto del real decreto donde se recoge esta subida, y que ya está redactado y ha entrado en el canal administrativo previo para la consulta pública, se recogen la citada cifra redonda (1.000).

En una reunión como la de hoy, que era de negociadores técnicos, no es habitual que acuda la mistra pero Díaz lo hizo para lanzar tres mensajes "fuertes" al país y a los interlocutores sociales: que el diálogo social continua; agradecer públicamente el trabajo de patronal y sindicatos; y que el Gobierno sigue trabajando "para que avance España".

Dicho esto, la ministra avanzó que el miércoles que ya ha convocado a los interlocutores sociales para el próximo miércoles y que, hasta entonces, escuchará todas las alegaciones que tengan que hacer. Pero, sean cual sean sus aportaciones, ha recordado que la ley no obliga al Gobierno a negociar esta subida, sino solo a consultarla con patronal y sindicatos, por lo que su intención es "con mucha prontitud" llevar lo que se acuerde "bilateral (solo con los sindicatos) o trilateralmente (también con la patronal) al Consejo de Ministros". Esto indica que el texto legal podría llevarse a la reunión semanal del Ejecutivo el martes 22 de febrero.

No obstante, Díaz también ha precisado que la subida tendrá efectos retroactivos desde el 1 de enero pasado, con lo que las empresas deberán actualizar los salarios cuando entre en vigor y pagar los atrasos correspondientes. Según los cálculos del Ejecutivo, la subida del SMI afectará de forma directa o indirecta a unos dos millones de trabajadords.

Los interlocutores sociales

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, había subrayado que la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) para este año debe llevarlo hasta "al menos" los 1.000 euros mensuales en 14 pagos. Según ha recalcado antes del inicio de la reunión de hoy en Capital Radio, este incremento se correspondería con el compromiso del Gobierno para que el salario mínimo llegue al 60% del salario medio en 2023, al final de la legislatura.

De idéntica forma se ha manifestado el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, hoy en RNE, donde ha asegurado que los sindicatos esperan que el Ejecutivo cumpla el compromiso de subir esta renta a 1.000 euros al mes, al que llegó en septiembre pasado --cuando aprobó la subida de 950 a 965 euros el SMI--. “Ese es el camino que nosotros esperamos, no esperamos nada más de esta reunión”, ha dicho Álvarez.

“Para nosotros la cifra de los 1000 euros es una cifra que tiene cierto simbolismo y que nos tiene que situar en 2023 en 1063, que sería el 60% del salario medio. Además, --ha continuado el líder de UGT-- más allá de que la fecha de aprobación se retrase, sus efectos deben ser retroactivos desde el 1 de enero pasado”.

Por el contrario, los empresarios siguen opinando que el conjunto de las empresas aún no ha superado el bache sufrido en pandemia, por lo que no sería adecuado volver a subir esta renta ahora. Fuentes empresariales, recuerdan que ya no respaldaron la última subida de septiembre --que se firmó solo por parte del Gobierno y los sindicatos-- y que, desde entonces hasta ahora "no ha cambiado prácticamente nada". Por este motivo, la CEOE podría volver a rechazar el incremento.

Este aumento supondría 35 euros mas al mes (siempre en 14 pagas), lo que supondría un avance del 3,6%. Este incremento situaría a España por debajo de la subida media del salario mínimo acometido este año por los países de la Unión Europea, que se sitúa en el 6%. Si bien este avance del SMI español sí se situaría ligeramente por encima de los países de la UE que tienen los salarios mínimos más elevados, como es el caso de Alemania (1.664 euros al mes), que ha incrementado su salario mínimo un 3,4% este año; Francia (1.603 euros), que lo ha aumentado un 3,1% para 2022; e Irlanda (1.775 euros), donde esta renta ha subido un 2,9% este año.

Normas
Entra en El País para participar