Infraestructuras

Adif activa un blindaje antifraude para la gestión de 5.000 millones en fondos europeos

Revisará posibles conflictos de interés para ajustarse al plan de recuperación y habrá sanciones económicas en caso de corrupción

Trabajos en los túneles de la variante de Pajares financiados por rn el programa Next Generation.
Trabajos en los túneles de la variante de Pajares financiados por el programa Next Generation.

Uno de los principales receptores de fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), Adif, ha diseñado un plan anticorrupción en torno a los 5.000 millones que va a gestionar en obras subvencionadas desde Bruselas.

Preocupan la avalancha de proyectos que ha activado y tendrá que lanzar a lo largo de los próximos meses, y antecedentes como los cárteles destapados por la CNMC relacionados con concursos de obra ferroviaria entre 2002 y 2017.

Adif, que llega a contemplar en sus pliegos multas por hasta el 10% del valor de adjudicación a la contratista que incumpla la cláusula de integridad y lucha contra el fraude, trata de blindarse aún más y ha dado una vuelta de tuerca a mecanismos como el Código y Canal Ético. Se trata de frenar prácticas corruptas y contra la competencia, así como conflictos de interés.

La empresa va a reforzar la detección y corrección de casos sospechosos

La presidenta, Marisa Domínguez, va a hacer pública una nueva declaración contra el fraude, al tiempo que se van a revisar los procedimientos de Gestión de Riesgo de Fraude en Fondos Comunitarios.

El plan arranca con una campaña de formación interna dirigida al personal implicado en la gestión de los fondos del Mecanismo para la Recuperación y Resiliencia (MRR). Los empleados de Adif tendrán que actualizar su declaración de ausencia de conflicto de interés.

De puertas afuera, habrá variaciones en los pliegos de obra pública, con la actualización de las cláusulas de integridad y lucha contra el fraude. A las contratistas y subcontratas también se les exigirá una declaración contra el conflicto de interés.

El Ministerio de Transportes suscribió convenios con Adif y Adif Alta Velocidad en julio que fijaron la recepción por parte de ambas empresas de un total de 12.764 millones hasta 2025. Esta cuantía para nuevas inversiones y compensación de los ingresos por cánones se complementa con 2.539 millones del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia de la UE para Adif y con otros 2.154 millones para Adif AV.

Las inversiones de los gestores ferroviarios estarán enfocadas a reforzar los servicios de Cercanías y la movilidad urbana, e impulsar tanto la Red Transeuropea de Transporte (TEN-T) como las terminales intermodales o los accesos a los puertos. La firma de estos acuerdos conllevó la formación de una comisión entre Adif, Hacienda y Transportes para seguir el reparto y ejecución.

Devolución de fondos

Además de medidas de detección del fraude se incluyen otras de persecución y corrección de casos sospechosos. Entre ellas, se ha prescrito hasta la recuperación de los fondos europeos mal utilizados. El plan antifraude ha obtenido el visto bueno de los consejos de Adif y Adif Alta Velocidad, en los que se ha abordado el debate de la necesidad de garantías ante Bruselas sobre la correcta ejecución de las ayudas para la recuperación de la economía.

Se trata de proteger los intereses financieros de la UE, explican fuentes conocedoras de la iniciativa, con la mejora de los cortafuegos ya existentes contra la corrupción.

Más de 15 años de contratación en tela de juicio

La CNMC multó el pasado octubre a un grupo de siete compañías con un total de 127,7 millones por actuación en cártel en concursos de instalación de sistemas de seguridad, señalización y comunicaciones para líneas ferroviarias. Según la investigación, Alstom, Bombardier, Cobra, Nokia, CAF, Siemens y Thales se repartieron 82 licitaciones de Adif por 4.142 millones durante 15 años.

Esta sanción se sumó a la de 118 millones a 15 empresas, impuesta por la CNMC en 2019, tras el desmantelamiento de otro cártel que actúo entre 2002 y 2016 en concursos de electrificación y equipos electromecánicos.

A raíz de estos casos, Adif reforzó sus códigos de contratación, abrió investigaciones y preparaba su defensa ante los tribunales.

Normas
Entra en El País para participar