Italia podría abrir la veda de las fusiones de telecos europeas

Si Vestager no pone pegas a la combinación de Vodafone e Iliad en el país trasalpino, se abriría la puerta en otros

Torre de telecomunicaciones en Orem, Utah (EE UU).
Torre de telecomunicaciones en Orem, Utah (EE UU). reuters

La etapa italiana del largo viaje de Iliad como advenedizo en el sector de las telecomunicaciones podría estar llegando a su fin. La empresa local del magnate francés Xavier Niel está en conversaciones para fusionarse con la británica Vodafone y reducir Italia a un mercado de tres jugadores, según Reuters. Suponiendo que la jefa de la competencia europea, Margrethe Vestager, no hostigue, un acuerdo podría desencadenar una concentración similar en Alemania, Francia, España y el Reino Unido.

Los responsables europeos de las telecomunicaciones se quejan a menudo de la carga que supone la excesiva competencia debida a la preferencia de Bruselas por un mayor número de operadores en lugar de menos. No les falta razón. China y Estados Unidos, mercados mucho más grandes que cualquier país europeo, tienen solo tres operadores. Eso significa que sus empresas son más rentables, lo que las deja mejor situadas para el carísimo despliegue de las redes 5G y la banda ancha de fibra óptica. JP Morgan calcula que la rentabilidad de las inversiones de operadores estadounidenses como AT&T y Verizon Communications es del 11%, frente a solo el 5% de sus homólogos en Francia y el Reino Unido.

Vestager ha bloqueado anteriormente los denominados acuerdos de cuatro a tres [actores] o ha impuesto condiciones punitivas. Sin embargo, hay indicios de que la danesa está suavizando su postura. Una de ellas es la referencia que hizo en noviembre a la necesidad de una “flexibilidad intrínseca” en las consideraciones de competencia en sectores como el de las telecomunicaciones, que resultó fundamental durante la pandemia. Otra es la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE de 2020 que anuló su decisión de bloquear la venta en Reino Unido de O2 a Hutchison por parte de Telefónica cuatro años antes.

Para Vodafone e Iliad, los beneficios de un destino compartido son evidentes. Combinadas, las unidades italianas de la pareja controlarían una cuota de mercado del 36%. Incluso antes de tener en cuenta los beneficios de un mayor poder de fijación de precios, podrían extraer sinergias de costes anuales de quizás 645 millones de euros, o el 11% de los ingresos, utilizando la unión de Wind y 3 Italia en 2016 como guía.

Esto tendría un valor actual después de impuestos de unos 5.000 millones de euros. En conjunto, el grupo fusionado podría valer más de 15.000 millones, asumiendo el múltiplo de ventas de 1,8 veces de Vodafone sobre sus casi 6.000 millones de ingresos.

La ausencia de luz roja por parte de Vestager también sacudiría otros mercados europeos saturados como Alemania, Francia o Gran Bretaña. En esos países, como Italia, el operador número cuatro tiene una cuota de mercado del 12% o inferior, lo que hace que una fusión con el número tres sea potencialmente más aceptable para Bruselas. El destino de Iliad en Italia podría desencadenar una epopeya de fusiones y adquisiciones.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías