Productos financieros

BBVA se convierte en el único gran banco español en ofrecer CFD

El producto está libre de pagar la tasa Tobin, que grava con un 0,2% las compras de valores españoles de más de 1.000 millones de capitalización

Sede de BBVA en Madrid.
Sede de BBVA en Madrid.

BBVA da el salto a los contratos por diferencias (CFD) 15 años después de que se pusieran en marcha en España y después también de que el año pasado el Gobierno aplicara el impuesto sobre transacciones financieras (ITF), conocido popularmente como tasa Tobin, que grava con un 0,2% las compras –no así las ventas– sobre empresas cotizadas españolas con una capitalización de más de 1.000 millones. Las operaciones con CFD no están sometidas a este tributo. El banco es el primero entre las grandes entidades españolas en ofrecer este instrumento, que en 2018 fue limitado por parte de Europa debido a su elevado riesgo.

El canal online del banco BBVA para clientes con un alto conocimiento de la operativa de mercados financieros, BBVA Trader, ha ampliado su oferta de producto en España con la incorporación de una amplia gama de CFD sobre acciones e índices de los principales mercados mundiales, así como sobre los pares de divisa más negociados, con spreads y comisiones muy competitivas, según una nota de la entidad financiera. La operativa ya está disponible en BBVA Trader y en las próximas semanas la app BBVA Trader CFD estará disponible tanto para IOS como para Android.

"El interés por parte de los inversores minoristas para operar con CFD en España y en Europa ha sido considerable en los últimos tiempos. Como consecuencia de las distintas decisiones de ESMA, así como de la resolución de CNMV en relación con estos instrumentos financieros, se ha reducido de manera significativa el apalancamiento y se ha aumentado el nivel de protección del inversor, lo cual permite ofrecer este servicio en un marco de competencia más regulada", señala el banco.

Los CFD son un tipo de derivado que, dependiendo del intermediario, permitía apostar hasta 200 veces el dinero disponible antes de que se redujeran sus límites de apalancamiento. En los casos más extremos y durante las promociones más agresivas se llegaba incluso a las 400 veces. Este nivel suponía invertir por el equivalente a 400.000 euros con tan solo 1.000 en la cuenta.

Pues bien, ESMA limitó en el verano de 2018 el apalancamiento de los pequeños inversores a 30 veces (invertir por 300 euros con 10 euros). Y este nivel solo se aplicaba a las divisas más estables, como el dólar estadounidense, el euro, el yen, la libra, el dólar canadiense y el franco suizo. En el resto de las divisas, en el oro y en un puñado de índices bursátiles –el FTSE 100, el Cac 40, el Dax 30, el Dow Jones, el S&P 500, el Nasdaq, el Nasdaq 100, el Nikkei, el australiano ASX 200 y el Euro Stoxx 50– el umbral máximo baja a 20 veces. Es decir, apostar por 200 euros con 10. La CNMV convirtió en definitivas esas limitaciones en junio de 2019.

Aitor Odriozola, responsable de Retail Securities en BBVA Global Markets, explica que este producto estaba siendo solicitado: "Nuestros clientes de BBVA Trader nos han demandado el producto en los últimos años y la normativa actual existente sobre el producto es una garantía para proteger al inversor. Con los CFD posicionamos a BBVA Trader dentro de los principales jugadores en el mercado del trading intradía".

Con todo, BBVA recuerda que "los CFD son instrumentos complejos y están asociados a un riesgo elevado de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento". "Entre un 74% y un 89% de los inversores minoristas pierden dinero cuando negocian con CFD. El cliente debe considerar si comprende el funcionamiento de los CFD y si puede permitirse asumir un riesgo elevado de perder su dinero", añade.

Normas
Entra en El País para participar