Europa prohíbe las opciones binarias y limita los CFD

El veto comienza el 2 de julio y las restricciones, el 1 de agosto

Las medidas estarán en vigor durante tres meses pero serán prorrogadas

Sebastián Albella, presidente de la CNMV.
Sebastián Albella, presidente de la CNMV.

El coordinador de las comisiones de valores europeas, ESMA, ha aprobado formalmente las nuevas medidas de intervención de productos relacionadas con la provisión de contratos por diferencias (CFD) y opciones binarias a inversores minoristas. 

Las medidas se han publicado hoy en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE) y serán de aplicación desde el 2 de julio de 2018 para opciones binarias y desde el 1 de agosto de 2018 para CFD.

En un mes, quedará prohibida la comercialización, distribución y venta de opciones binarias a inversores minoristas.

En dos meses se imponen las restricciones en la comercialización, distribución o venta de CFD a inversores minoristas. Estas restricciones consisten en límites de apalancamiento a las posiciones abiertas; una obligación de cierre de posiciones en las cuentas en caso de consumo de garantías; un mecanismo de protección frente a saldos negativos a nivel de cuenta del cliente; impedir el uso de incentivos por parte de los proveedores de CFD; y establecer una advertencia estandarizada sobre el riesgo correspondiente a cada entidad.

Estas medidas estarán en vigor por un periodo de tres meses desde el comienzo de su aplicación, pero podrán ser prorrogadas de manera continuada. “ESMA revisará las medidas aprobadas de intervención de productos y considerará la necesidad de prorrogarlas durante tres meses adicionales”, señala el organismo en una nota.

Europa había avisado de forma insistente de que los productos apalancados, como los contratos por diferencias (CFD, por sus siglas en inglés), y también las opciones binarias eran un peligro potencial para los pequeños inversores. El coordinador de los supervisores de valores europeos, ESMA, ha sido finalmente muy duro en sus medidas. Las opciones binarias quedarán eliminadas del escaparate de los productos para los particulares y los CFD, muy restringidos.

Los CFD son un tipo de derivado que, dependiendo del intermediario, permite apostar hasta 200 veces el dinero disponible. En los casos más extremos y durante las promociones más agresivas se llega incluso a las 400 veces. Este nivel supondría invertir por el equivalente a 400.000 euros con tan solo 1.000 en la cuenta.

Pues bien, ESMA ha limitado el apalancamiento de los pequeños inversores a 30 veces (invertir por 300 euros con 10 euros), y este nivel es solo para las divisas más estables, como el dólar estadounidense, el euro, el yen, la libra, el dólar canadiense y el franco suizo.

En el resto de las divisas, en el oro y en un puñado de índices bursátiles –el FTSE 100, el Cac 40, el Dax 30, el Dow Jones, el S&P 500, el Nasdaq, el Nasdaq 100, el Nikkei, el australiano ASX 200 y el Euro Stoxx 50– el umbral máximo baja a 20 veces. Es decir, apostar por 200 euros con 10.

El límite de apalancamiento se reduce a 10 veces en otras materias primas distintas al oro, como el petróleo, el gas, la plata, y los índices de Bolsas diferentes a los mencionados. Es decir, los CFD sobre el Ibex se comercializarán con un préstamo máximo de 10 euros por cada uno que tenga el cliente. El nivel de apalancamiento de cinco veces será el estándar para los valores de Bolsa de forma individual y cualquier otro activo subyacente no mencionado.

El nivel más restrictivo, de dos veces (se puede apostar por dos euros con uno), se aplica a las criptomonedas. Aquí, la estrella es el bitcóin, pero también caen bajo el control de la norma otros activos, como el Ethereum, el dash, el ripple o el litecóin.

Pérdidas limitadas

Una de las grandes novedades de la regulación de ESMA, que estrena los poderes de prohibición de productos que le otorga la segunda edición de la directiva Mifid para que los mercados funcionen mejor, es que las pérdidas que los minoristas pueden registrar queden limitadas al importe invertido. Es decir, los clientes nunca podrán tener saldos negativos. En teoría, esta protección será excepcional puesto que ESMA también ha puesto en marcha un sistema de garantías mínimas.

Así, los intermediarios deberán cerrar uno o varios CFD cuando las garantías necesarias caigan por debajo del 50% del importe de la garantía inicial para los CFD abiertos. Hasta ahora, cada bróker aplicaba sus propios controles y en muchos casos no cerraban posiciones hasta que se habían consumido todas las garantías con las que contaba el cliente.

Normas