Inminente aprobación

La UE permitirá lanzar Bolsas con la tecnología del bitcóin que compitan con BME

La última versión del reglamento abre la competencia a cualquier entidad

La tercera edición del ‘sandbox’ será el ámbito ideal para su desarrollo

El consejero delegado de BME, Javier Hernani, junto a la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.
El consejero delegado de BME, Javier Hernani, junto a la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.

Los criptoactivos son la derivada inversora de la tecnología de libro de registro distribuido (DLT), conocida como blockchain y empleada por el bitcóin, entre otras moneda digitales. Su utilización en los mercados de valores será revolucionaria, y la UE aprobará de forma inminente una regulación que permitirá a cualquier entidad crear una plataforma con esta tecnología. El borrador inicial del reglamento restringía esta potestad a los operadores ya con licencia, como BME, pero la última versión amplía la posibilidad a cualquier firma, incluso a una sociedad limitada.

La UE tiene sus tentáculos desplegados en tres ámbitos cruciales relativos a la tecnología DLT. Los reglamentos MiCA y DORA para regular, respectivamente, la inversión en criptoactivos y la resiliencia digital de las entidades financieras, y la norma que regula el régimen piloto de las infraestructuras del mercado basadas en la tecnología DLT. Esta última es la más avanzada y la que más novedades ha incluido en sus diversas modificaciones.

La última versión, a la que ha tenido acceso CincoDías, elimina el mayor obstáculo para su puesta en marcha. Excluye la obligación de que quienes se adhieran a esa regulación tengan una licencia para operar una infraestructura de mercado. En España está principalmente BME, con sus diferentes segmentos (Growth, MARF, Iberclear...), y el británico Dowgate, con un sistema multilateral de negociación. Esto daba ventaja al gestor del mercado español, propiedad de Six.

Pero los países de la UE han optado por abrir la mano, ante la convicción de que los actuales operadores no serán los más interesados en emplear la nueva tecnología. Ya hacen uso de la clásica y cuentan con elevadas cuotas de mercado. “El acceso al régimen piloto no debe limitarse a los titulares, sino que debe estar abierto a los nuevos participantes”, señala el último borrador del reglamento. Las fuentes consultadas señalan, no obstante, que será la CNMV quien tenga que dar la bendición a los eventuales solicitantes.

El objetivo último es fusionar la negociación y la postcontratación de las operaciones

Con la tecnología de libro distribuido no hay nadie que ejerza de sumo pontífice de los datos. Y esto significa acelerar y abaratar todos los procesos de la denominada caja negra de la Bolsa: los relativos a la compensación, la liquidación y el registro.

En la práctica, supondrá fusionar las operaciones de negociación y las de postcontratación. Estas últimas no tendrían que producirse de manera fragmentada, como ocurre ahora, pues la actual normativa no permite esta posibilidad. Ahora, es obligatorio que las actividades de negociación y las demás se realicen a través de infraestructuras separadas. Por un lado, están los mercados de negociación de acciones, deuda u otros instrumentos financieros, como los derivados. Son plataformas en las que los inversores pactan qué activo venden y a qué precio.

La segunda fase del proceso está en lo que puede denominarse la caja negra del mercado. Es toda la arquitectura que permite canjear las acciones –o la deuda o el instrumento que sea– por efectivo y cambiar su titularidad: la compensación, la liquidación y el registro. De ahí que se vaya a poner en marcha el régimen piloto por parte de la UE. El objetivo es no obligar a que haya dos fases separadas. Y chequear la regulación para que esta fórmula sea aplicable con carácter permanente.

De hecho, las fuentes jurídicas consultadas señalan que el lugar ideal para probar este sistema en España es el sandbox financiero. La tercera convocatoria admitirá proyectos entre el 1 de marzo y el 12 de abril.

La luz verde a la normativa se espera en las próximas semanas

Además, el coordinador de las comisiones europeas de valores, ESMA, publicará cada año un informe sobre el régimen piloto. La misión es ir puliéndolo a medida que vaya funcionando. “El régimen piloto para negociar y liquidar con tecnología DLT abre la puerta a infinidad de posibilidades. Cualquier entidad que quiera lanzar una plataforma para captar financiación no bancaria para pequeñas y medianas empresas debería estudiarlo”, señala Gloria Hernández Aler, socia de finReg 360º.

La tecnología ya se ha empleado en otros países, como Estados Unidos. Credit Suisse y el bróker Instinet, de Nomura, han ejecutado operaciones de compraventa de acciones empleando la tecnología blockchain. Redujeron el tiempo en el que se produce la firmeza de las operaciones desde los dos días actuales a unas horas.

El gestor propiedad de Six no ha tomado una decisión

  • En estudio. Un portavoz de BME explica que están analizando los diferentes proyectos que tienen en cartera y que “aún no se ha tomado una decisión respecto a si acudir o no a esta convocatoria”. (En referencia al sandbox para el que se admitirán proyectos entre el 1 de marzo y el 12 de abril). Six, dueño de BME, y el Banco Internacional de Pagos ya han hecho posible ejecutar pagos de forma instantánea con una moneda digital creada por un banco central (CBDC) gracias a la tecnología DLT.
  • Dinero digital. “Las plataformas [que operen con tecnología DLT] necesitarán, para que sean plenamente operativas –y que la negociación y la liquidación sea simultánea–, dinero digital, de manera que supondrán una oportunidad para entidades de dinero electrónico o bancos que usen fondos tokenizados. Es de prever que esto traiga innovación en la digitalización del dinero por la parte del movimiento de liquidez en formato DLT. Las entidades de dinero electrónico cobrarán importancia”, señala Gloria Hernández Aler.
Normas
Entra en El País para participar