Precios

El IPC de la zona euro subió al ritmo récord del 5% en diciembre por el aumento de la energía

Eurostat confirma el dato preliminar

El IPC de la zona euro subió al ritmo récord del 5% en diciembre por el aumento de la energía

Los precios al consumidor (IPC) de la zona euro subieron a un ritmo récord en diciembre, confirmó el jueves la agencia de estadísticas de la UE, impulsados por un aumento en los precios de la energía y cuellos de botella en la cadena de suministro a medida que la economía se recupera de los bloqueos por la pandemia.

La oficina de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat, dijo que los precios al consumidor en los 19 países que comparten el euro aumentaron un 0,4% mensual en diciembre y se dispararon al 5% interanual, igual que la estimación inicial publicada el 7 de enero.

La energía fue responsable de 2,46 puntos porcentuales del aumento interanual general y los servicios más caros un aumento de 1,02 puntos. Los bienes industriales no energéticos sumaron 0,78 puntos y alimentos, alcohol y tabaco en conjunto otros 0,71 puntos.

Sin la volatilidad de los precios de la energía y los alimentos, o lo que el Banco Central Europeo llama inflación subyacente, los precios subieron un 0,4% intermensual y un 2,7% interanual. Una medida aún más estrecha, que también excluye el alcohol y el tabaco, mostró un aumento interanual del 2,6% en los precios.

El BCE quiere mantener la inflación general al consumidor en un 2% a mediano plazo, pero ha subestimado sistemáticamente las presiones sobre los precios y ha sido criticado por esto por parte de algunos de sus propios responsables políticos.

Con la economía recuperándose rápidamente de los repetidos bloqueos causados por la pandemia de Covid-19, los precios de la energía se dispararon, lo que tomó al BCE, que había pronosticado solo un aumento benigno de la inflación hace unos meses, con la guardia baja.

Además de la presión alcista, los cuellos de botella en la cadena de suministro dieron como resultado que los hogares, con el efectivo ahorrado, aumentaran considerablemente el gasto en todo, desde autos nuevos hasta comidas en restaurantes.

La mayoría de estos impulsores de la inflación son temporales, por lo que las presiones sobre los precios deberían disminuir con el tiempo. Pero las opiniones divergen sobre qué tan rápido bajará la inflación y dónde es probable que se asiente una vez que la economía se ajuste a una nueva normalidad.

El BCE prevé que la inflación vuelva a estar por debajo del 2 % a finales de este año, pero una larga lista de políticos influyentes lo cuestiona y advierte que los riesgos están sesgados hacia cifras más altas y que las lecturas por encima del objetivo podrían persistir hasta el próximo año.

Normas
Entra en El País para participar