Pekín pone patas arriba la educación

La desaceleración de la tecnología de consumo obligará a los universitarios a reciclarse

Ceremonia de graduación en la Universidad Fudan, en Shanghái (China).
Ceremonia de graduación en la Universidad Fudan, en Shanghái (China). reuters

La compañía china de clases extraescolares New Oriental ha despedido a 60.000 personas, en el marco de una oleada masiva de ceses en el sector, después de que Xi Jinping lo obligara a dejar de tener ánimo de lucro. La empresa, que ha perdido un 90% en Bolsa, se está reinventando, como con la venta de frutas y verduras por internet.

Otras tecnológicas también han apostado por el sector primario. JD.com, Alibaba y el grupo de videojuegos Net­Ease han entrado en la cría de cerdos, por ejemplo. Eso no generará mucho empleo para los chavales que no tienen títulos de ganadería.

Una desaceleración más general en la tecnología de consumo es una mala noticia para los casi 10 millones de universitarios que entran cada año en el mercado de trabajo chino. Además, el impulso reciente de Pekín a las ciencias duras, la inteligencia artificial, etc., exigirá títulos mucho más avanzados. Por ahora, la solución oficial es ampliar los empleos públicos, pero muchos graduados tendrán que volver a estudiar o enfrentarse al paro.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías