La EBA alerta de la posible exclusión financiera si no se gestionan bien los riesgos de blanqueo

Identifica los grupos de clientes que se han visto perjudicados

El presidente del la Autoridad Bancaria Europea, José Manuel Campa.
El presidente del la Autoridad Bancaria Europea, José Manuel Campa.

La Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) ha alertado sobre la posible exclusión financiera de clientes si los bancos no gestionan bien los riesgos ante posibles casos de blanqueo de capital y financiación al terrorismo. El organismo dirigido por el español José Manuel Campa indica en un informe que cuando un banco toma la decisión de negar financiación u otros servicios básicos a clientes asociados a un mayor riesgo de blanqueo de capitales o financiación del terrorismo, siempre que no esté justificado, es una señal de gestión ineficaz de ese riesgo y además puede conllevar la exclusión financiera de clientes legítimos.

En su informe, la EBA define la “eliminación de riesgos” como la situación que se da cuando un banco decide negarse a prestar servicios financieros a los clientes que se ubican en determinadas categorías de riesgo asociadas al blanqueo de capitales y financiación al terrorismo. En esa línea, apunta que la eliminación de riesgos puede ser “una herramienta legítima de gestión de riesgos”, pero con consecuencias “a veces graves”.

Para evaluar el impacto que puede tener la eliminación de estos riesgos en la Unión Europea (UE) y para comprender por qué los bancos deciden eliminar el riesgo de determinadas categorías de clientes (negar servicios financieros) en lugar de gestionar esos riesgos, la EBA encuestó a todas las autoridades competentes pertinentes de la UE. Las conclusiones del organismo sugieren que la reducción de riesgos tiene un impacto perjudicial en la consecución de los objetivos de la UE, en particular en relación con la lucha contra la delincuencia financiera de forma eficaz y la promoción de la inclusión financiera, la competencia y la estabilidad en el mercado único.

Igualmente, el organismo descubrió que la eliminación de riesgos se produce en toda la Unión Europea y afecta a una gran variedad de clientes: desde los propios bancos encuestados, a instituciones de pago, plataformas de dinero electrónico, organizaciones sin fines de lucro y también a particulares, como solicitantes de asilo.

“La exclusión financiera es motivo de preocupación porque brindar acceso a productos y servicios financieros básicos es un requisito previo para la participación en la vida económica y social moderna y la eliminación de riesgos, cuando no está justificada, puede causar la exclusión financiera de clientes legítimos”, señala el documento. Además, añade que este cierre unilateral de servicios financieros a determinados grupos también “puede afectar la competencia y la estabilidad financiera”.

El documento detalla que, de forma general, la eliminación de los riesgos se puede dar cuando los bancos “carecen del conocimiento o la experiencia relevante para evaluar los riesgos asociados con modelos de negocios específicos”. En ese sentido, la EBA, que desde 2016 ha venido emitiendo pautas y directrices para ayudar a las entidades a gestionar este tipo de riesgos, considera que su orientación regulatoria, aplicada correctamente, debería ayudar a evitar una exclusión financiera injustificada.

No obstante, reconoce que “deben tomarse medidas adicionales” para realizar una gestión de los riesgos de blanqueo y financiación del terrorismo de forma eficaz.

Normas
Entra en El País para participar