El turismo, la actividad más beneficiada por los ERTE y la más perjudicada por la pandemia

Cerró 2021 con 384.074 empleados reincorporados de suspensiones de empleos, un 59% del total. Pese a ello aún aglutina al 55% de los empleados en ERTE

La recuperación del empleo y de la actividad económica en España ha permitido que de los 738.969 trabajadores con los que cerró el último mes de 2020 se haya pasado a tan solo 102.548 en el último día de diciembre. La reincorporación de 653.065 afiliados al mercado laboral ha tenido al turismo como el sector principalmente beneficiado, ya que en las siete grandes actividades ligadas a los viajes (alojamiento, comidas y bebidas, agencias de viajes, transporte terrestre, transporte marítimo, transporte aéreo y ocio y deporte) se recuperaron 384.074 puestos de trabajo, un 58,8% del total en España en 2021. El subsector más beneficiado fue el de comidas y bebidas, ya que recobró 221.148 puestos de trabajo en doce meses, seguido por el alojamiento hotelero, con 96.430 empleos. Entre ambos sumaron el 83% del total recuperado en el turismo.

La evolución de ambos subsectores, sin embargo, muestra un perfil diferente. Mientras que el empleo es más estable en el sector hotelero, la sensibilidad de bares, restaurantes y cafeterías a un incremento o un ajuste de la demanda se ha traducido en la salida o la entrada de miles de trabajadores a ERTE. Entre enero y febrero de 2021, la cifra de suspensiones de empleo creció en 79.521 personas y solo un mes después bajó en 79.489 personas. Unas oscilaciones que terminaron en abril de 2021, encadenando siete meses a la baja en el número de trabajadores en ERTE. Una dinámica muy similar a la del sector hotelero, en el que las subidas y bajadas en las suspensiones de empleo llegaron a un máximo negativo de 13.722 entre marzo y abril de 2021. De este modo, el turismo cerró 2021 con tan solo el 12% de los trabajadores en ERTE con los que arrancó el mismo curso.

Unos porcentajes similares en seis de las actividades turísticas que analiza la estadística del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, con la excepción de las agencias de viajes. Este subsector arrancó 2021 con 24.942 empleados en ERTE y lo cerró con 11.358, lo que supone que solo ha podido reincorporar al 45% de sus plantillas. El cambio de modelo de negocio, con la irrupción de las agencias online y la contratación individual de cada pasajero, ha provocado un derrumbe de la demanda y ha obligado a las grandes empresas españolas del sector a un ejercicio de consolidación. Ávoris, la división de viajes de Barceló, y Globalia se unieron y poco tiempo después solicitaron un rescate de 320 millones a la SEPI con cargo al Fondo de Solvencia para Empresas Estratégicas. Posteriormente, Viajes El Corte Inglés y Logitravel también se integraron para crear otro gigante de la distribución. Finalmente, Avoris y W2M (Iberostar) están inmersos en la puja para hacerse con la red de las 200 agencias de viajes de Nautalia, perteneciente al grupo Wamos, que a su vez está pendiente de recibir el auxilio financiero de la SEPI.

Normas
Entra en El País para participar