Inmobiliario

Los ‘servicers’ de Sareb se juegan gran parte de su negocio

Haya, Solvia y Altamira quieren renovar. Hipoges y Blackstone aspiran a ‘robar’ algún contrato. En unas semanas se conocerán los dos o tres ganadores

Estand de Sareb en la feria SIMA de Madrid.
Estand de Sareb en la feria SIMA de Madrid.

Las empresas que pierdan el contrato de gestión de activos de Sareb pueden sufrir un buen golpe. El conocido como banco malo actualmente ultima el proceso de renovación de sus servicers, las inmobiliarias que administran su gigantesca cartera valorada en 30.000 millones. En unas semanas se conocerá qué compañías se encargarán a partir del segundo semestre de esa gestión. De momento, la primera víctima es Servihabitat (de Lone Star y Caixabank), que no pasó el primer corte a mediados de noviembre.

En la carrera permanecen tres de los actuales gestores de Sareb: Haya (del fondo Cerberus), Altamira (doValue) y Solvia (Intrum). A ellos, se le suma Aliseda/Anticipa (de Blackstone) y la firma española Hipoges, que aspiran a quedarse con una porción de esa suculenta tarta por primera vez.

Sareb (Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria) recibió primeramente las propuestas técnicas de los aspirantes y a finales de diciembre obtuvo las pujas económicas de los cinco que quedan en el concurso, según fuentes conocedoras del proceso. El objetivo de la entidad presidida por Javier García del Río es reducir al máximo la factura que los servicers (o plataformas inmobiliarias) cobran por la gestión de la cartera. En 2020, el último año completo del que hay cifras, Sareb gastó en comisiones cerca de 124 millones de euros.

Se espera que en las próximas semanas, una vez baremada la puntuación técnica y económica, se conozca el nombre de los dos o tres ganadores, ya que el banco malo prevé rebajar el número de estos proveedores, que hasta ahora son cuatro.

“Los fees no son bajos, están muy bien para los actuales servicers”, explica Josep Masip, socio de la consultora Axis Corporate. “Si pierden a Sareb como cliente, para alguna de estas compañías puede ser catastrófico”, agrega.

“Sareb es el principal cliente de este tipo de empresas”, asegura Javier Martín, senior advisor de la consultora Colliers. “Creo que al que menos impacto puede provocar la pérdida del contrato de Sareb es a Altamira, porque doValue es uno de los grandes servicers de Europa”, afirma.

La primera compañía que no pasó el corte fue Servihabitat, una de las cuatro plataformas inmobiliarias originales de Sareb. Actualmente, esta empresa del fondo estadounidense Lone Star y de Caixabank gestiona alrededor del 17% de la cartera del banco malo. Se trata de uno de los principales contratos de esta compañía, que gestiona activos adicionalmente para Caixabank, Lone Star, Caixabank (antes Bankia) y Tilden, según datos de la consultora Axis.

Servihabitat sí ganó recientemente el concurso de Sareb para gestionar suelo, aunque ese contrato es de más baja cuantía. De momento se desconoce qué impacto tendrá en las cuentas de esta inmobiliaria la pérdida del contrato con la sociedad.

Haya también se juega bastante en el concurso, ya que gestiona alrededor del 30% de la cartera de Sareb, compuesta tanto por créditos morosos como activos adjudicados. Esta empresa ya vio reducida la factura de su trabajo para la entidad, que renovó a la baja en 2019 su contrato con la firma de Cerberus y que pierde vigencia igualmente en 2022. Ese contrato de menor coste ya provocó un ERE en Haya, que junto a sus bonistas negocian una nueva estructura para los 475 millones en deuda del servicer ante los vencimientos de este año, tal como avanzó este diario.

Otros clientes

Aunque Sareb tenga un peso importante en el negocio de estos servicers, estas inmobiliarias también trabajan para otros clientes. ¿Qué otros contratos importantes cuentan? Según los datos de Axis, Haya trabaja también para Bankia (ahora Caixabank), Cajamar, Liberbank, BBVA, Divarian, Cerberus e ING.

Solvia, por su parte, tiene contratos con Sabadell, Santander, Ibercaja, BBVA y otros clientes pequeños (fondos y bancos).

En el caso de Altamira los principales clientes son Santander, BBVA, Apollo, Bain, Axactor, CPPIB, y Metrovacesa.

Anticipa se ocupa fundamentalmente de la cartera de Blackstone y Aliseda de Blackstone y Banco Santander (activos de Popular). Por último, Hipoges Iberia trabaja para 42 fondos de inversión y nueve bancos.

Normas
Entra en El País para participar