Inmobiliario

Sareb reducirá el número de ‘servicers’ que gestionan su megacartera

Prepara una preselección de proveedores para diciembre. Haya, Servihabitat, Solvia, Altamira, Hipoges y Aliseda, a la espera de entrar en el corte

Javier García del Río, presidente de Sareb.
Javier García del Río, presidente de Sareb.

Sareb prepara una reducción del número de proveedores, los conocidos como servicers, que gestionan su cartera. La entidad ha convocado un proceso para seleccionar a las empresas que sustituyan a los actuales cuatro contratos de servicing. La entidad ha recibido seis propuestas, pero en diciembre prevé descartar algunas candidaturas, dejándola en una lista corta, para más tarde seleccionar únicamente a dos o tres de estas empresas como futuros socios, según fuentes conocedoras del proceso.

La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) invitó a empresas especializadas en gestión de carteras de inmuebles y préstamos al proceso para renovar los actuales contratos con Haya Real Estate (controlada por el fondo Cerberus), Solvia (Intrum), Altamira (doValue) y Servihabitat (Lone Star). A ese concurso, además de estas cuatro compañías, se han sumado Aliseda (Blackstone) y la firma española Hipoges.

En juego está la gestión de una cartera de 300.000 activos (la mitad préstamos y la otra parte inmuebles) procedentes de entidades financieras. Ese portfolio tiene un valor actual de unos 30.000 millones.

La entidad presidida por Javier García del Río –procedente de Solvia y al frente de Sareb desde mayo– ha cambiado la estrategia respecto a los servicers y busca ahora reducir el número de socios a dos o tres, con el fin de ganar en eficacia. Igualmente en los futuros contratos previsiblemente tendrá un mayor peso la retribución variable o por objetivos.

Busca abaratar los costes y la dedicación exclusiva de los equipos de los ‘servicers’

El conocido como banco malo, asimismo, solicitará a las empresas que se presentan al proyecto que los equipos que gestionen los activos de la entidad tengan dedicación exclusiva. De esta forma, deberán contar con una plantilla centrada en las actividades que se consideran cruciales para Sareb, como la gestión de préstamos, comercialización de propiedades, gestión de precios y adecuación de inmuebles.

Es previsible que en diciembre la entidad financiera comunique a los interesados la primera preselección o lista corta que hará de los seis candidatos. Ahí establecerá el primer corte, en el que caiga alguno de estos servicers.

El concurso, sin embargo, no se resolverá hasta 2022, debido a que los actuales contratos estarán vigentes hasta junio del año que viene.

Sareb ya renovó uno de esos contratos, el de Haya, en el que se redujo el perímetro de su actividad y el coste, aunque el acuerdo con el servicer de Cerberus también pierde su vigencia en 2022.

Además, de la renovación de sus actuales servicers para mejorar y abaratar los contratos, la sociedad ha lanzado otros concursos para otros proveedores: en la gestión de suelo confió en Servihabitat; para finalizar obras residenciales seleccionó a Domo; y para la promoción de viviendas se asoció con Aelca (Värde), con el objetivo de levantar 17.000 casas a través de Árqura Homes.

Mayor devolución de deuda

Sareb vuelve a la senda de crecimiento de negocio tras la pandemia y, gracias al aumento de los ingresos también recuperará un mayor ritmo de devolución de la deuda con la que nació la entidad en 2012, de 50.781 millones de euros. La sociedad prevé este año superar la cifra de los 1.000 millones en amortización de deuda, según avanzó recientemente este diario.

Debido a la pandemia, Sareb vio rebajar el pasado año sus ingresos un 38%, hasta los 1.422 millones. Además, prácticamente frenó la devolución de deuda, ya que amortizó únicamente 186 millones.

Entre sus previsiones, la entidad espera superar los 2.000 millones de ingresos a final de año.

Normas
Entra en El País para participar