Juego

Los nuevos accionistas de Codere sondean la venta de su negocio en Argentina

Han contactado con inversores locales y grandes fortunas

Los nuevos accionistas de Codere sondean la venta de su negocio en Argentina

Los antiguos bonistas y nuevos dueños de Codere empiezan dibujar el futuro de la compañía española de juego. Y uno de los puntos en el que han puesto los ojos es el negocio en Argentina, para el que han empezado a sondear una posible venta, según indican fuentes financieras. El objetivo sería mejorar la rentabilidad de la compañía al desprenderse de una de las áreas geográficas que más están pesando en la lenta recuperación de los resultados del grupo.

Los bonistas de Codere tomaron la mayoría accionarial a finales de noviembre, tras un nuevo rescate a la compañía fundada por los hermanos Martínez Sampedro. En virtud a ese acuerdo, los dueños de su deuda se han convertido en propietarios del 95% del capital, a través de una nueva sociedad holding domiciliada en Luxemburgo, tras capitalizar 350 millones de pasivo e inyectar 225 millones más en nuevos bonos. Este acuerdo ha supuesto la disolución de Codere S.A. y su exclusión de Bolsa.

Lo que no cambia es el equipo de gestión, que encabeza el consejero delegado Vicente di Loreto, y que se encuentra perfilando el renovado plan de negocio del grupo, que el nuevo consejo de administración deberá presentar en los próximos meses. Este está todavía pendiente de su formación. Lo único claro es que estará formado por cinco consejeros, todos ellos independientes. Uno de ellos será el propio Di Loreto.

Fuentes cercanas a la compañía indican que cualquier decisión o movimiento relativos a los mercados en los que opera Codere competen al equipo de gestión y al futuro consejo. Y que la idea de la dirección actual es la de continuar en Argentina, que antes de la pandemia era su segundo mercado en ingresos. Allí acaba de empezar a su actividad en las apuestas por internet, aunque a través de Codere Online, la sociedad resultante de la fusión con la SPAC mexicana DD3 y que cotiza en el Nasdaq.

La idea de los nuevos dueños de la compañía española parece otra. Junto a su asesor durante todo el proceso de financiación, PJT Partners, han sondeado a grandes fortunas del país austral y competidores locales para vender este negocio. Como objetivo se marcan que Codere, en grave crisis desde hace varios años, sea rentable y deje atrás sus negocios más complicados. La idea es poder soltar lastre para propiciar o bien una vuelta a la Bolsa o una venta a un fondo o a un competidor para los próximos años.

El ejemplo es el de Cirsa. Cuando en 2018 Blackstone adquirió la compañía catalana por 2.000 millones a Manuel Lao, dejó fuera del perímetro la parte argentina, que retuvo el empresario. Cirsa viene recuperando sus niveles pre-Covid a mayor velocidad que Codere.

En los primeros nueve meses del ejercicio 2021, el negocio argentino de Codere registraba una pérdida de explotación de 31 millones de euros, más del doble que el año anterior, por efecto de la hiperinflación en el país y la inestabilidad macroeconómica. Argentina es actualmente el país donde Codere pierde más dinero. A 30 de septiembre, tenía operativas allí 13 salas y cerca de 6.000 máquinas.

El ejemplo de su negocio online

La potencial desinversión de Codere en Argentina sería la segunda operación que realiza la compañía española con sus filiales en los últimos meses. Ha impulsado una salida a Bolsa en Estados Unidos de su filial online a través de su fusión con una SPAC, siendo la segunda compañía española que elije esta opción para saltar al parqué. La compañía cotiza con un valor de mercado de algo menos de 300 millones de euros. La empresa retiene la mayoría del capital de la filial y también su gestión. Y obtuvo hasta 30 millones de euros por la operación.

Normas
Entra en El País para participar