Sánchez confía en que el Congreso “respete” el acuerdo entre patronal y sindicatos

El presidente asegura que es de "sentido común" que el arco parlamentario apruebe el acuerdo del diálogo social

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. GTRES

El acuerdo tripartito entre Gobierno, patronal y sindicatos que ha conseguido desbloquear la reforma laboral tras nueve meses de negociaciones en el seno del diálogo social debería bastar, en opinión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para que el poder legislativo reunido en el Congreso de los Diputados valide la normativa tal y como está redactada. Así lo ha asegurado el jefe del Ejecutivo en la comparecencia ofrecida este miércoles en el Palacio de la Moncloa para hacer el tradicional balance político y económico del año. Es "de sentido común", ha añadido Sánchez, que se convalide y respete un texto que representa a empresas y trabajadores y da respuesta a las "dos principales debilidades del mercado laboral: la precariedad el y paro estructural".

La norma, aprobada este martes en el Consejo de Ministros tras el "histórico acuerdo", tal y como se han referido desde el Gobierno al pacto, entrará en vigor tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), previsiblemente este jueves. A partir de ahí, el Gobierno espera tramitarla como real decreto y no como proyecto de ley para sortear un probable camino de vetos y enmiendas.

Varios grupos políticos, desde socios tradicionales del Ejecutivo como Esquerra Republicana o Bildu hasta formaciones de la oposición como el PP, ya han anunciado que se opondrán a la normativa si sale adelante en los mismos términos que se han pactado con los agentes sociales.

Al otro lado, desde la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) ya han dejado claro que se descolgarán del acuerdo si el texto pactado se modifica a su paso por la Cámara Baja. "Si al texto le cambian una coma quizá no puedan volver a contar con nosotros", ha subrayado en varias ocasiones el propio presidente de la patronal, Antonio Garamendi. Los sindicatos, por su parte, han asegurado que se mantendrán "vigilantes" para que no haya ningún cambio "regresivo".

Ante este panorama, Pedro Sánchez ha recalcado que "vamos a defender el acuerdo". También ha pedido a los grupos del arco parlamentario seguir el ejemplo y "tomar buena nota" de todo lo que han hecho los agentes sociales en todo este tiempo, en el que han demostrado "empatía, compromiso y sentido de Estado y han antepuesto "el interés general al particular". En opinión del jefe del Ejecutivo, la reforma "trasciende las ideologías" y debería "representar a todas las formaciones políticas".

En su comparecencia, Sánchez también ha querido recordar que la Constitución española reconoce en su artículo 7 el papel de los agentes sociales a la hora de definir el sistema de relaciones laborales y que son ellos los que han llegado a un acuerdo con el Gobierno para sacar adelante una normativa que no sea impuesta para ninguna de las dos partes, como sucedió, ha recordado, con la anterior reforma aprobada por el PP y de la que se bajaron los sindicatos.

El presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, ha puesto este miércoles algo más de presión sobre el principal partido de la oposición. En una entrevista en RTVE recogida por Europa Press, Amor ha reconocido que "puede extrañar" el rechazo del PP a la nueva normativa laboral, ya que esta "mantiene intacto el 95% de la reforma laboral de 2012", aprobada durante el mandato de Mariano Rajoy. Por ahora, sin embargo, la posición del partido liderado por Pablo Casado, así como la de los socios tradicionales del Ejecutivo, parece no haber cambiado.

Durante el balance económico y político del año, Sánchez también ha querido poner en valor los datos "reales" de que ya hay 20 millones de afiliados a la Seguridad Social, una cifra que no se veía desde 2008. El presidente sacó pecho de los datos de empleo al ser preguntado por las revisiones a la baja en las previsiones de crecimiento económico llevadas a cabo en las últimas semanas por diferentes organismos y analistas internacionales y nacionales, como el FMI, la OCDE, el Banco de España o la Comisión Europea.

En este punto, el presidente destacó la mejora oficial del INE para el tercer trimestre del año dada a conocer la semana pasada. Es una revisión de, "nada más y nada menos", seis décimas, hasta el 2,6% en tasa intertrimestral. Con todo, el jefe del Ejecutivo recordó que "vamos a ver estimaciones al alza y a la baja, porque hay una extraordinaria incertidumbre" sobre la economía global. "Lo que sí es cierto", enfatizó, es que hay datos que son reales y no son estimaciones, "y son los 20 millones de personas ocupadas en nuestro país". "Nos ha costado más de una década recuperar los niveles previos a la crisis financiera".

En su comparecencia, Sánchez también aseguró que de los 1.481 compromisos que el Gobierno de coalición asumió en su investidura, hace ya dos años y con una pandemia mundial por delante, se han cumplido ya el 42,7%. En cuanto a los 428 compromisos recogidos en el acuerdo firmado entre PSOE y Unidas Podemos, se han materializado el 44,4% y se espera que a mitad del próximo año el porcentaje se eleve al 51,2%. Por todo ello, adujo, el Ejecutivo agotará la legislatura y seguirá impulsado reformas como la laboral, la de pensiones, la futura ley de vivienda, al reconversión de los ERTE o el ingreso mínimo vital, medidas, todas ellas, "que nos permiten crecer de una forma más fuerte y justa".

Normas
Entra en El País para participar