Tecnología

Web3: la revancha de los usuarios contra las empresas ‘big tech’

El siguiente paso en la evolución de internet implica la total descentralización de la red con una perspectiva más democrática

Un ilustración sobre la blockchain
Un ilustración sobre la blockchain

El papel de los fondos de inversión en el futuro de internet es el último gran debate entre los multimillonarios en Twitter: Elon Musk, el dueño de Tesla, y Jack Dorsey, el fundador de la red social Twitter, han cuestionado el acaparamiento del concepto web3, la presunta próxima evolución de internet, por parte de los fondos de inversión de Silicon Valley. Pero, ¿qué es realmente la web3?

El término fue acuñado por primera vez por Gavin Wood, uno de los fundadores la red de blockchain Ethereum, para plantear las posibilidades que daría la descentralización de internet. En el estado actual de la red, los usuarios dependen de las grandes tecnológicas y de sus plataformas. Los servidores donde los datos de todos están centralizados pertenecen principalmente a empresas como Amazon, Microsoft y Google; lo que no solo ocasiona problemas de privacidad por la administración de esta información, sino que también hace al sistema vulnerable. Los partidarios de la web3 quieren terminar con esto.

Web3 Foundation, una organización creada por Wood en 2017, es una de las iniciativas que persigue este objetivo: “La web3 busca volver a la idea inicial de internet, cuando era descentralizada, de código abierto y basada en nodos. Hoy en día todos dependemos de los grandes proveedores, pero si alguno de sus servidores se cae, no podemos utilizar las aplicaciones como WhatsApp, Netflix o Uber. Queremos que dentro de web3 no se dependa únicamente de un proveedor”, ha indicado a Cinco Días Ursula O’Kuinghttons, portavoz y participante de Parity, la subsidiaria de Web3 Foundations que desarrolla uno de los softwares para hacer esto posible. Según la experta, la web3 ya es una realidad, solo que sus elementos se han ido desarrollando a lo largo de los años y su tecnología todavía no ha sido asimilada por el público general. Ejemplos de tecnología de web3 que existen hoy son las finanzas descentralizadas de las criptomonedas y las plataformas del metaverso.

O’Kuinghttons afirma que uno de los elementos más interesantes que permitirá la web3 es la participación de sus usuarios. Actualmente, ya existen distintos modelos de gobernanza en algunas plataformas que usan blockchain. Entre ellas, existen las DAO (Organizaciones descentralizadas autónomas por sus siglas en inglés), que son comunidades de usuarios que participan de las plataformas y que toman decisiones de forma democrática sobre el futuro de sus plataformas. También están los Consejos o Comités Técnicos, que son grupos de participantes que toman decisiones sobre el desarrollo de los proyectos.

Estos modelos pueden funcionar tanto de forma totalmente democrática entre todos los usuarios o como una especie de junta de accionistas donde se decide el futuro de estos proyectos: “Por ejemplo, si Spotify decidiera pasar a la web3, se tendría que democratizar y buscar un sistema de gobernanza donde se decidiría el futuro de la aplicación dentro de una comunidad”.

Para disgusto de Musk y Dorsey, gran parte de la financiación del sector proviene de los fondos de inversión que han visto potencial en los proyectos. Uno de ellos es Lightspeed Venture Partners, el fondo estadounidense que fue el primer gran inversor de la red social Snapchat. Lightspeed viene invirtiendo en estos proyectos desde marzo de 2013: “En los últimos ocho años, nuestra apuesta por el sector ha aumentado. Hemos invertido casi 500 millones de dólares en 2021 en 40 empresas blockchain web3”, han asegurado fuentes de Lightspeed a Cinco Días. Según las fuentes, basta con mirar cómo Facebook cambió su nombre a Meta para entender la magnitud de lo que va a ser la web3 junto al metaverso y otras de sus aplicaciones.

En España, algunas iniciativas ya empezaron a experimentar con nuevos modelos de negocio basado en sistemas descentralizados. Este es el caso de Ethichub, una empresa social que usa tecnología blockchain para conectar grupos de pequeños agricultores con usuarios que pueden facilitar financiación necesaria para trabajar sus tierras y vender sus cosechas en mercados directos. ”Estamos hablando de una de desintermediación de la confianza. Antes dependíamos por ejemplo de los bancos, que se quedaban con un porcentaje. Ahora ya no es necesario”, ha afirmado a Cinco Días Jori Armbruster, consejero delegado de Ethichub.

Las redes de blockchain más importantes

  • Bitcóin. El sistema de blockchain original. Fue concebida en 2008 por una entidad o persona conocida bajo el seudónimo de Satoshi Nakamoto, cuya identidad concreta todavía se desconoce. Satoshi trabajó en el código fuente de la aplicación de referencia junto a otros desarrolladores voluntarios hasta diciembre de 2010, momento en el que decidió concluir su actividad pública y dejar su desarrollo a cargo de la comunidad. Por el momento solo se puede utilizar para criptomonedas.
  • Ethereum. La segunda red más importante del mundo. Crearon el concepto de ‘smart contracts’ que son una especie de certficados que permiten además la creación de tokens y NFTs entre otras cosas. Es programable, lo que significa que los desarrolladores pueden usarlo para crear nuevos tipos de aplicaciones descentralizadas.
  • Polkadot. Polkadot es el proyecto insignia de Web3 Foundation. Según sus creadores, Polkadot está diseñada para brindar total interoperabilidad. La red busca facilir un internet donde una blockchain independientes pueda intercambiar información y transacciones de manera confiable. Fue fundada por Gavin Wood, uno de los fundadores de la red Ethereum.
Normas
Entra en El País para participar