El Ibex corrige un 11% desde máximos y reduce las ganancias anuales al 2%

El selectivo español cae un 0,83% por el temor a ómicron

El Ibex corrige un 11% desde máximos y reduce las ganancias anuales al 2% pulsa en la foto

La expansión de la nueva variante y la vuelta a las restricciones han avivado los fantasmas del pasado. Después de la recuperación experimentada por las Bolsas en 2021, en el último mes y medio la corrección se ha abierto paso, una corriente que ha cogido impulso en el mercado español. El Ibex 35, que la semana pasada peleó por conservar la barrera de los 8.300 puntos, se enfrenta ahora al reto de conservar las ganancias, una tarea que parece que no va a ser sencilla. En sintonía con el resto de Bolsa europeas, el selectivo español cayó un 0,83%, un descenso ligeramente inferior a la caída del 2,76% que llegó a registrar en niveles intradía. La Bolsa española movió 989 millones, un 34,2% que la media de diciembre (1.503 millones). El bajo volumen de negociación es interpretado por los expertos como una señal del escaso interés que genera el mercado español.

Desde los máximos registrados en junio la Bolsa española corrige un 11,2%, una toma de beneficios que ha reducido las ganancias anuales al 2%, lejos del 14,9% que llegó a registrar hace seis meses. Si gris se antoja el presente, el futuro no parece mucho más claro. Esa es la conclusión que se desprende de los pronósticos a corto plazo de las firmas de análisis.

Javier Molina, portavoz de eToro en España, considera que “solo un milagro” evitará que el Ibex se desfonde hasta los 7.800 – 7.700 puntos. Desde un punto de vista técnico el experto sostiene que si el selectivo cae por debajo de los 8.250 puntos, no existe un “soporte intermedio” relevante en un momento además en el que a las puertas de cierre del ejercicio, muchos inversores han ajustado sus carteras y se han desprendido de las posiciones de mayor riesgo coincidiendo con el aumento de la volatilidad y la incertidumbre que rodea a la pandemia.

IBEX 35 8.781,60 -0,65%

No se muestran mucho más optimistas desde Julius Baer. El banco suizo cree que el selectivo es uno de los peores índices en términos de crecimiento esperado de los beneficios, cerca del mínimo histórico en términos relativos. Aunque por composición el Ibex debería registrar un buen comportamiento en un entorno de subida de tipos, su exposición a América Latina, de donde proceden el 19% de las ventas, le resta atractivo. Esto los lleva a situar la recomendación de la Bolsa española en neutral y eligen al Mib italiano, como su principal apuesta para sacar partido del repunte de las tasas. Al igual que el Ibex, la Bolsa italiana se caracteriza por su alta dependencia del sector financiero, una característica que tanto en crisis pasadas como la desatada por la pandemia le ha llevado a tener un peor comportamiento que sus comparables europeos. Pero a la vista del endurecimiento de las políticas monetarias lo que hasta entonces ha sido una debilidad está llamado a convertirse en los próximos meses en su principal fortaleza.

A la espera de que las previsiones se transformen en realidad, los inversores vigilan de cerca la evolución de la pandemia. Coincidiendo con la campaña de Navidad, una época clave para el consumo, las restricciones vuelven a primera línea. A las aplicadas para los viajeros que lleguen desde Reino Unido se suma ahora el confinamiento decretado por los Países Bajos. Aunque Juan José Fernández Figares, director de Link Securties, espera que el impacto la nueva ola sea reducido y de escasa duración, esto puedo llevar a que las compañías del sector servicios, se vean forzadas a revisar a la baja sus expectativas de resultados. “Muchas de ellas contaban con alcanzar unas buenas cifras de ventas y beneficios durante la campaña de Navidad, algo que ya no va a ser así tanto por las numerosas restricciones como por el hecho de que muchos ciudadanos están cambiando de planes, anulando sus reservas de cenas y viajes”, remarca.

Las nuevas restricciones y los cambios de planes llevaron a Meliá a caer un 1,37%, mientras IAG bajó un 1%; Amadeus, un 1,4% y Aena, un 0,26%. Los bancos no escaparon a las ventas que oscilaron entre el 1,62% de CaixaBank y el 0,74% de Santander. No obstante, Merlin fue la cotizada más bajista (-6,34%). La incertidumbre sobre el posible relevo en la dirección llevó a la socimi a vivir su peor sesión desde abril de 2020. En el lado opuesto se situaron Rovi, que en su primer día como miembro del Ibex avanzó un 3,33%. Junto a la farmacéutica se situaron Acciona (0,38%), Solaria (0,31%) y CIE Automotive (0,31%).

El resto de índices europeos se sumaron a las ventas con el Dax alemán (-1,88%) y el Mib italiano (-1,63%) encabezando los recortes. Esta corriente tuvo su continuidad en Wall Street, que al cierre de los mercados europeos retrocedía un 1,7% en una jornada en la que además de las restricciones se sumaron la falta de apoyos que cosecha Joe Biden entre las filas demócratas. Esto pone contra las cuerdas los nuevos estímulos fiscales.

Al igual que el Ibex 35, las principales Bolsas europeas y estadounidenses se encuentran inmersas en un proceso correctivo que pone en entredicho el ansiado rally de fin de año. En menos de un mes, índices como el Dax alemán o Stoxx 600 han pasado de revalidar máximos anuales a corregir un 6,22% y un 4,62%, respectivamente. Aunque el Ibex vuelve a erigirse como la Bolsa más débil, las correcciones son la tendencia dominante. Desde los máximos del año el Cac francés se deja un 4%; el Mib italiano, un 6% y el FTSE británico, un 2,5%. Al otro lado del Atlántico, el Nasdaq cae un 7%, penalizado por el alza de los rendimientos de la deuda.

Estos recortes pasan factura a las ganancias en el año, pero a diferencia de lo que sucede en la Bolsa española, el resto de índices continúa registrando revalorizaciones de doble dígito. A la cabeza de todas ellas se sitúa el Dax alemán, que en este 2021 avanza un 23,75%.

El mercado de deuda, que la semana pasada vivió pendiente de los bancos centrales, apenas registró movimientos. Con las expectativas de la normalización monetaria la salida de dinero en la renta variable no se traduce en la entrada de flujos en la renta fija. El rendimiento del bono española a 10 repuntó ayer al 0,36% mientras el bund subió al -0,36%. En EE UU el bono con vencimiento en 2031 se sitúa al filo del 1,4%.

Normas
Entra en El País para participar