Donde están las tarifas de taxi más caras de España en 2021

Tarragona es por sexto año consecutivo la urbe con los precios más elevados en el servicio

Donde están las tarifas de taxi más caras de España en 2021 pulsa en la foto

Cataluña es la comunidad en la que más caro sale coger un taxi; tres de las 10 ciudades con las tarifas más altas se concentran aquí. Se trata de Tarragona, Lleida y Girona, que ocupan la posición número uno, cinco y ocho en la lista, respectivamente. Así sobresale del estudio comparativo que Facua ha presentado este lunes, en el que analiza los precios de este tipo de transporte público en 56 localidades españolas.

Con 71 puntos sobre 90, Tarragona es por sexto año consecutivo la ciudad más cara de España para coger un taxi. En el otro extremo está Las Palmas de Gran Canarias; que con solo dos puntos se coloca como el sitio más barato para utilizar este servicio. El País Vasco, por otro lado, no solo tiene la tercera y cuarta urbe más prohibitiva (San Sebastián y Vitoria), también se lleva el premio a la tarifa mínima en horario diurno más cara: 5,33 euros.

La asociación de consumidores alerta de que los sistemas empleados en las distintas ciudades para calcular las tarifas del servicio de taxi son muy diferentes. Se aplican cálculos distintos para definir los precios nocturnos y de días festivos y no todas cuentan con la bajada de bandera, que es el precio que cuesta simplemente parar un taxi para utilizar sus servicios. En esta última consideración aparecen las tres capitales de provincias vascas (Bilbao, San Sebastián y Vitoria), Lleida, Santa Cruz de Tenerife y las ciudades gallegas Santiago de Compostela y Vigo.

Los precios son tan dispares que el costo por trayecto de un kilómetro en horario nocturno es un 225% más caro entre la ciudad más barata y la más inasequible: Las Palmas y Málaga, donde la tarifa es de 3 y 6,75 euros, respectivamente. Ante las diferencias, Facua ha simulado, como cada año, nueve distintos recorridos —de uno, cinco y 10 kilómetros de día, noche y festivos— en todas las ciudades analizadas y ha atribuido una puntuación a cada uno de ellos para poder elaborar la comparativa. Basados en este análisis, el importe medio de los nueve recorridos costaría en Tarragona un 73,7% más del precio que tendría en la capital de Gran Canarias.

En general, las ciudades del norte suelen tener tarifas más caras. Teruel, Santiago de Compostela, Gijón, Oviedo, Pamplona y Cataluña son algunas de las 15 urbes más prohibitivas para coger un taxi, aunque se cuelan Madrid, Valencia y Málaga. Las localidades del sur y las ciudades autónomas, en oposición, cuentan con las tarifas más baratas. Después de Las Palmas están Ceuta, Huelva, Cádiz, Jaén y Melilla. En todos estos sitios, el precio de la carrera mínima está por debajo de los 3,67 euros de media nacional.

Un incremento medio del 0,4% respecto a 2020

En pleno año de recuperación económica tras la pandemia, menos del 30% de los municipios analizados incrementaron sus precios. En total, 16 ciudades subieron sus tarifas. De media, el precio por kilómetro se ha incrementado en un 0,4% en horario de día y en un 0,3% durante las horas nocturnas, lo que deja el precio medio por kilómetro en 0,94 euros y 1,16 euros, respectivamente.

Las mayores subidas, considerando los tres trayectos analizados por la asociación, se han producido en Ciudad Real (4,2%), Almería (2,3%) y Pontevedra (1,8%). Si se analiza por trayectos, el mayor incremento en el precio de la carrera mínima se ha producido este año en Ávila y Segovia, donde ha subido un 5,7% en horario diurno para situarse en los 3,70 euros. La subida del precio por kilómetro influye en lo que le cuesta al usuario coger un taxi. En esa categoría, Ciudad Real es la localidad con el incremento más pronunciado: un 5%, para pasar de 1 euro a 1,05 euros.

Al igual que en otros años, la asociación de consumidores ha exigido que las tarifas de los taxis dejen de incluir suplementos o precios fijos para los recorridos con origen o destino en lugares como estaciones de autobuses, trenes, puertos o aeropuertos, dado que no existe un cambio en la prestación del servicio que justifique el incremento. Por el contrario, al ser zonas con gran afluencia, la existencia de suplementos injustificados resulta perjudicial para los usuarios. Lo mismo ocurre con las tarifas especiales durante determinados horarios del fin de semana, bien a través de un suplemento o con una tarifa específica. Destaca el caso de Cáceres y Mérida, donde el precio de usar un taxi de noche en sábado y domingo es distinto al de entresemana.

Normas
Entra en El País para participar