Automoción

Santander y BNP Paribas ganan peso en la financiación de automóviles de Stellantis

El fabricante de Peugeot, Citroën, Opel ha llegado a nuevos pactos que sitúan al banco que preside Ana Botín como gran aliado en una mayoría de países europeos

Sede del Grupo PSA en Madrid.
Sede del Grupo PSA en Madrid.

El fabricante de automóviles Stellantis –dueño de las marcas Peugeot, Citroën, Opel, Fiat, Chrysler, Jeep, Dodge, Lancia y Maserati– ha  anunciado este viernes que mantiene negociaciones avanzadas con tres grandes bancos europeos, Banco Santander y los franceses BNP y Crédit Agricole, para reforzar su capacidad de ofrecer financiación a sus clientes en el continente.

Los acuerdos estratégicos que se prevé cerrar a comienzos de 2022 seguirán a la reciente compra en Estados Unidos de First Investors Financial Services con el mismo objetivo, señaló el gigante automovilístico en un comunicado. La fusión de PSA con Fiat-Chrysler se anunció a finales de 2019 y se consumó el pasado enero.

Santander Consumer, el brazo de financiación al consumo de la entidad que preside Ana Botín, ya se había movilizado para que su alianza con Stellantis creciera. Esta unión se deriva del acuerdo con el grupo PSA que firmó en 2015 y que le permite dar crédito de stocks a los concesionarios de Peugeot, Citroën y DS, así como otorgar financiación a los compradores de los vehículos, según publicó CincoDías el pasado 18 de agosto.

La financiación de automóviles es uno de los baluartes de Santander Consumer. Su liderazgo llegó hace seis años, cuando se puso en marcha de manera definitiva el acuerdo firmado en 2014 con el grupo Peugeot (PSA). La firma se hizo con el control del 50% del negocio de financiación del grupo francés de automóviles en 11 países. Las marcas con las que trabaja son Peugeot, Citroën y DS.

A partir de 2022 habrá cambios. La reorganización prevé que Stellantis y Santander creen una empresa conjunta al 50% para financiar operaciones (ventas y alquiler con opción a compra) a clientes individuales de todas las marcas del grupo en España, Francia, Italia, Bélgica, Portugal, Países Bajos y Polonia. Además, Stellantis y BNP crearán una entidad similar para Reino Unido, Alemania y Austria.

Tras la firma de los acuerdos en el primer trimestre del año próximo año y una vez obtenido el visto bueno de diferentes autoridades reguladoras, se prevé que la nueva estructura comience a operar en 2023 con las primeras operaciones de financiación realizadas en la primera mitad de ese año.

"Stellantis reafirma su voluntad de reforzar el potencial de su actividad mundial de financiación, lo que marca una nueva etapa en Europa asociada a bancos históricos", destacó el consejero delegado del gigante automovilístico, Carlos Tavares, que calificó la operación de "paso estratégico".

Además, el grupo automovilístico y Crédit Agricole formarán una empresa financiera al 50 % que se centrará en arrendamientos y alquiler con opción a compra (leasing) solo a empresas (B2B), y que operará con todas las marcas del grupo en toda Europa.

Normas
Entra en El País para participar