Banca

Santander Consumer busca ampliar su alianza de financiación de coches con Stellantis

La financiera quiere que su alianza con PSA llegue a otras marcas tras la fusión con Fiat Chrysler; el acuerdo actual se limita a 11 países y se firmó en 2015

Ana Botín, presidenta de Santander.
Ana Botín, presidenta de Santander.

Santander Consumer Finance trabaja para dar un paso de gigante. Busca ampliar su acuerdo firmado con Peugeot (PSA) para ensancharlo más allá de esa marca, Citroën y DS, así como extenderlo en más de los 11 países en los que está vigente, según fuentes financieras.

La fusión de PSA y Fiat Chrysler en el grupo Stellantis, consumada el pasado enero, abre la puerta a un fuerte crecimiento a la filial de la entidad que preside Ana Botín en el área de automóviles. La misión, en principio, es dar servicio a las marcas Opel y Fiat. De llevarse a cabo, quedaría por concretar la fórmula, este tipo de acuerdos suele estructurarse a través de sociedades conjuntas.

SANTANDER 2,81 2,18%

La financiera del Santander ya es líder en el sector de automóviles. Para ello, fue clave el acuerdo esbozado en 2014 y consolidado en los dos años siguientes con Peugeot. Gracias a esta alianza, Santander Consumer se hizo con el control del 50% del negocio de financiación del grupo francés de automóviles para operar conjuntamente en 11 países en esas marcas. Así, facilitan financiación de stocks a los concesionarios de Peugeot, Citroën y DS, así como la financiación retail a los clientes de los concesionarios.

La filial de Santander, que se ha fusionado con Openbank y obtuvo un beneficio de 518,5 millones en el primer semestre del año, busca disparar su reinado en el área de financiación de vehículos, según las fuentes consultadas. Las negociaciones están en un periodo muy inicial, de manera que el banco todavía está en la búsqueda de asesores para tratar de llevar a buen puerto la operación en los próximos meses. Una portavoz de Santander ha declinado hacer comentarios sobre esta información.

El acuerdo con PSA sigue vigente y está funcionando a pedir de boca. El objetivo de Santander es ampliar ese acuerdo con otras marcas del grupo Stellantis, resultado de la fusión de PSA con Fiat Chrysler, anunciada a finales de 2019 y firmada el pasado mes de enero.

La mala noticia es que Stellantis también tiene otros bancos aliados. En la parte italoestadounidense trabaja con Crédit Agricole. Está por ver si finalmente Santander logra hacerse con ese negocio también. En el acuerdo de PSA con la filial del banco que preside Ana Botín ni siquiera están incluidas la marcas Opel y Vauxhall, adquiridas por Peugeot en 2017, puesto que en esta financiera la alianza está firmada con BNP Paribas. Al igual que en los acuerdos de bancaseguros, las firmas conjuntas para financiar la actividad automovilística se cierran por periodos concretos. Banco Santander está posicionándose para tratar de llevarse la mayor parte del pastel, según las fuentes financieras consultadas.

Stellantis, que cotiza en Italia, Francia y también en Estados Unidos, está presente en 30 países a través de marcas de gran consumo, como Peugeot, Citroën, Fiat, DS y Chrysler. Y también cuenta en el escaparate con otras marcas de distinto nivel o segmento de mercado, como Abarth, Alfa Romeo, Dodge, Jeep, Lancia, Ram, Maserati y Vauxhall.

El sexto grupo mundial

Stellantis vendió el año pasado 6,2 millones de vehículos, un 22% por debajo de la cifra de 2019 debido al estallido del Covid-19. Es el sexto grupo automovilístico mundial, por detrás de los que forman Toyota, Volkswagen, la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, General Motors y Hyundai-Kia. En el primer semestre de este ejercicio, Stellantis logró unas ventas de 3,6 millones de vehículos, frente a los 2,7 millones de igual periodo de 2020.

El grupo está en plena reorganización. El pasado mayo anunció que cancelará los acuerdos de venta y distribución de servicios de sus marcas en Europa con un preaviso de dos años, por lo que seleccionará una nueva red poco después (para junio de 2023), basándose en unos factores y objetivos “clave”.

Santander Consumer Finance exhibe su músculo como líder del sector en financiación de automóviles y muestra el exitoso historial del acuerdo rubricado hace seis años con PSA. La filial del banco que preside Ana Botín tiene presencia en 16 países europeos, así como en Canadá y en China. Cuenta con una plantilla de equipo de más de 15.000 personas y ofrece servicios a 18 millones de clientes y más de 130.000 puntos de venta.

Crédit Agricole y BNP Paribas son los rivales que debe batir

  • La herencia de Fiat. Santander Consumer Finance tiene las armas preparadas para ampliar su alianza con Stellantis, pero no será un camino de rosas. La financiera de la mitad del grupo, la de Fiat Chrysler (FCA Bank), está participada por Crédit Agricole, aunque este acuerdo tiene una fecha de expiración. Se firmó en 2013 por cinco años y se amplió posteriormente hasta finales de 2024, según el último informe anual de Stellantis. La renovación del acuerdo es automática, salvo que se especifique lo contrario. FCA Bank opera en Europa, incluyendo los cinco principales mercados: Italia, Francia, Alemania, España y el Reino Unido. Ofrece financiación a concesionarios y minoristas y, en determinados países.
  • La cuestión de Opel. PSA Peugeot Citroën compró Opel por 2.200 millones en 2017 y firmó entonces una alianza con BNP Paribas. Opel Financial Services es el brazo financiero de la marca y está formado al 50% por PSA y por la entidad de origen galo. Opera en 12 países europeos y cuenta con 1200 empleados, dando servicio a l800 concesionarios, con más 100 concesionarios los correspondientes a España.
Normas
Entra en El País para participar