El Gobierno espera esta semana la respuesta de GWM por Nissan Barcelona

Industria emplazó a la firma china a informar de su decisión antes de este viernes

Entrada de la planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona.
Entrada de la planta de Nissan en la Zona Franca de Barcelona. EFE

El Gobierno confía en que esta semana llegue la ansiada respuesta de la automovilística Great Wall Motors (GWM), a la última oferta que le hizo la Comisión de Reindustrialización de Nissan para convencerla de adquirir las instalaciones que la firma nipona abandonará a finales de este año en Zona Franca (Barcelona).

Así lo aseguró la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, la semana pasada, cuando señaló que espera obtener una respuesta antes de la reunión de la mesa de reindustrialización del próximo 17 de diciembre (este viernes). “Es una propuesta muy mejorada con respecto a las necesidades que nos habían trasladado (...) Creo que podemos estar en condiciones de que este fabricante pueda venir a las instalaciones de Nissan”, afirmó Reyes Maroto.

La última propuesta trasladada a la automovilística china incluye más ayudas públicas de las previstas inicialmente (que eran de unos cien millones de euros) y una reducción del alquiler del solar de Zona Franca. Además, contempla una mejora de las condiciones para hacerse con los activos industriales, después de que GWM considerara desproporcionada la oferta inicial por ellos, y un compromiso del comité de empresa para negociar la parte relativa a la incorporación de la plantilla.

Esta oferta de la comisión de reindustrialización llegó después de que la firma china pusiera en duda su inversión por una serie de motivos, entre los que se encontraba un replanteamiento de su proyecto para Europa por el que pretende producir unos 300.000 coches anuales, el doble de los previstos en un principio.

Estudio de alternativas

Si bien desde los sindicatos de Nissan en Barcelona también señalan que la “respuesta parece ser que será inminente”, explican que “la Mesa de Reindustrialización va a seguir trabajando” en los otros proyectos alternativos que se han mostrado interesados en Zona Franca. “Esta vía alternativa se trabajará de manera paralela y no debe parar mientras no se concrete ningún acuerdo”, insisten los representantes de los trabajadores.

“En este plan se va a reevaluar la viabilidad actual del proyecto del Hub de electromovilidad para ocupar todos los terrenos de Zona Franca. En ese estudio se pide claridad de plan de negocio, activos necesarios, empleo generado y tiempos, esta reevaluación se debe hacer como medida ante posibles cambios en el negocio que pudiera haber tenido el proyecto del Hub”, explican.

“En el caso de que el Hub no cubriera todo el espacio de Zona Franca, se está valorando la posibilidad de completar la reindustrialización con otros proyectos que se presentaron de forma muy preliminar en la anterior reunión, entre los que se encuentran el proyecto del ministerio de defensa y un proyecto logístico”.

Este último es de la firma australiana Goodman, que presentó un plan de inversión para Zona Franca y Montcada i Reixac de 550 millones de euros, que permitiría la creación de 3.200 empleos directos. Concretamente en Zona Franca, la firma propone el desarrollo de oficinas y un centro de datos de más de 10 megavatios de potencia.

Motos eléctricas en Montcada i Reixac

Silence. El fabricante de motos eléctricas Silence también mostró su interés en hacerse con las instalaciones de Montcada i Reixac (más pequeñas que las de Zona Franca). Allí, además de fabricar motos, espera ensamblar también su primer automóvil eléctrico biplaza, el Silence S04, presentado el pasado octubre. “Somos finalistas en la mesa de reindustrialización (...) La idea es poner este vehículo de cuatro ruedas dentro de esas instalaciones”, había asegurado Carlos Sotelo, CEO de Silence, en declaraciones recogidas por EP.

Normas
Entra en El País para participar