Great Wall Motors deja en el aire su inversión en la planta de Nissan en Barcelona

La firma china, que hasta ahora era la gran esperanza de la fábrica catalana, quiere duplicar su producción y para ello necesitaría ampliar las instalaciones

La compañía pide una mayor inversión pública

Instalaciones de Nissan en la Zona Franca de Barcelona.
Instalaciones de Nissan en la Zona Franca de Barcelona. EFE

El fabricante de coches chino Great Wall Motors (GWM) ha dejado en el aire que finalmente vaya a instalarse en la planta de Nissan en Zona Franca (Barcelona). Según explicaron los sindicatos en un comunicado lanzado en la noche del miércoles al jueves, la firma les informó de que ha hecho una “redimensión de su negocio para Europa”, por lo que necesitará duplicar su producción prevista en la fábrica catalana (pasando de 150.000 unidades anuales a 300.000) y para ello deberá invertir para aumentar la capacidad de la factoría.

Por esta razón, GWM ha puesto en duda que finalmente vaya a desembarcar en Zona Franca, a no ser que haya una mayor inversión pública que le ayude a adaptar las instalaciones a sus necesidades.

“Desde la Comisión de Reindustrialización se está valorando el planteamiento de GWM para poder dar los pasos necesarios para desencallar la situación. Por ello se ha exigido la necesaria implicación al más alto nivel político para intermediar con el máximo cargo directivo de la compañía”, han señalado los sindicatos en el comunicado. Esta situación, han indicado los representantes de los trabajadores, les hace pensar “que la negociación de GWM pudiera no fructificar” a poco más de un mes de la fecha de cierre (anunciada para fin de año) para las tres plantas que posee Nissan en la provincia de Barcelona.

“La duda que tenemos es si realmente esto es una estrategia de negociación, que es lo que parece, o que realmente quieren retirarse. En las fechas en las que estamos necesitamos tener claridad para saber si tenemos que ir a por otros proyectos diferentes o seguir apostando por este”, comentan a este diario fuentes sindicales.

Además de la compañía china, por las instalaciones de Zona Franca se han interesado el grupo belga Punch, cuya intención es producir 46.000 coches al año en las plantas de Nissan para 2025, y un grupo de empresas interesadas en poner en marcha un hub de electromovilidad.

Sin embargo, para los sindicatos, la opción más interesante es la de GWM. “Esas alternativas no son lo mismo para nosotros, porque Great Wall Motor es un proyecto para seguir fabricando coches, que cogía toda la fábrica, que incluso podía llegar a utilizar la planta de Montcada como opción”, indican los representantes de los trabajadores.

“Era un proyecto grande. Los otros son importantes, pero son proyectos que están empezando y que tienen más riesgo, además de que alguno no necesita la planta entera, sino solo una parte”, añaden. Por la planta de Montcada i Reixac también ha mostrado su interés la marca de motos eléctricas Silence, cuya participación mayoritaria pertenece al grupo Acciona.

El próximo 1 de diciembre se celebrará una reunión clave de la comisión de Reindustrialización en la que se prevé que se aclare si GWM continúa o no con el proyecto y, en caso de negativa, se estudiará que alternativa tomar.

Normas
Entra en El País para participar