Ejercicio 2021

Cabify prevé facturar 454 millones, un 45% más, y tener 12 millones de pérdidas operativas

La compañía, que recupera los niveles de facturación precovid a nivel global, no en España, sigue valorando la salida a bolsa como opción para obtener recursos y crecer. Destaca que obtendrá ebitda positivo en el último trimestre de este año

Un vehículo y una moto de Cabify.
Un vehículo y una moto de Cabify.

La plataforma de movilidad española Cabify ha dejado atrás la crisis por el Covid-19. Así lo aseguraron hoy su fundador y CEO Juan de Antonio, y su director financiero, Antonio España, en un encuentro con la prensa con motivo del décimo aniversario de la compañía. Ambos avanzaron que prevén cerrar 2021 con una facturación global de 516 millones de dólares (unos 454 millones de euros), un 45% más que el pasado año, superando las cifras precovid.

Los directivos, que describieron este año como “el ejercicio de la recuperación”, indicaron que el beneficio bruto en 2021 (no ofrecieron el neto) será de 59 millones de dólares (52 millones de euros), un 30% más en tasa interanual, y el ebitda tendrá un resultado negativo de 14 millones dólares (12,3 millones de euros). Durante este año, la compañía prevé realizar 71 millones de trayectos, un 43% más que en 2020, con 5,4 millones de usuarios y 230.000 conductores.

España resaltó que en el último trimestre de este año alcanzarán unos ingresos de 167 millones de dólares, superando los 166,8 millones del último trimestre de 2019, que había sido el mejor trimestre de la historia de Cabify. El directivo también avanzó que esperan obtener 100.000 euros de ebitda positivo en las cuentas consolidadas del grupo en diciembre, “demostrando la capacidad de la compañía de ser rentable y de crecer a pesar de la pandemia”.

El director financiero indicó que la recuperación ha llegado sobre todo por el segmento de clientes particulares, donde el crecimiento interanual estimado de facturación del último trimestre del año se sitúa en un 76,8% respecto al mismo periodo de 2020 e incluso supera en un 12% las cifras del último trimestre de 2019. Por su parte, el segmento corporativo "aún tiene un amplio recorrido por delante, y las previsiones son optimistas a medida que los trabajadores vuelven a las oficinas". En este ámbito, el crecimiento interanual del último trimestre se sitúa en un 25,9%.

La recuperación también ha ido más rápida en Latinoamérica que en España. Los directivos destacaron igualmente que en el mercado español la tendencia "es buena, pero quedan meses para alcanzar el nivel precovid, algo que alcanzamos en Latinoamérica en el tercer trimestre de este año". El principal motivo para ello, según aclararon, es la menor disponibilidad de oferta en las flotas colaboradoras, que impacta directamente sobre el volumen de viajes.

Según las cifras facilitas de 2020 (aún pendientes de publicar en el Registro Mercantil), el importe neto de la cifra de negocios de Cabify en España fue de 119,7 millones de euros, frente a los 223 millones de 2019. La contribución fiscal de la compañía en el país fue de 8,8 millones, frente a los 12,9 millones de 2019. En cuanto a plantilla, Cabify elevó el pasado año un 10% su equipo en España y cerró el año con 441 empleados. Los directivos indicaron que la empresa sigue buscando ampliar su plantilla para 2022 en unas 200 personas, fundamentalmente para sus departamentos "técnicos y de análisis de datos".

Preguntado por los retos para el próximo año, De Antonio dijo que 2022 "será el año de la refundación", tras meses donde facturar fue complicado por la pandemia. "Ahora solo el 2-3% de los trayectos de movilidad se hacen en vehículos compartidos, por lo que hay que ir hacia una mayor expansión frente al coche privado", señaló De Antonio.

La salida a bolsa aún se contempla

Cabify sigue valorando salir a bolsa como vía para captar más recursos. Así lo aseguró el director financiero, aunque remarcó que si bien "es una opción más que tenemos para financiar nuestro plan de crecimiento, no hay una fecha concreta sobre la mesa". En la misma línea, y preguntado por la situación del capital de la compañía y la falta de rondas de financiación, De Antonio indicó que Cabify "es sostenible; generamos recursos propios que nos permiten crecer, así que una nueva ronda de financiación es una opción, no una obligación".

El fichaje hace unos meses de Antonio España, ex director financiero de Redexis y Prosegur Cash (participó en la salida a Bolsa de esta última en 2017), se interpretó en el mercado como un paso adelante de Cabify para acelerar su salida a bolsa. Hoy, el CEO de la compañía aseguró que cuentan con recursos propios para "afrontar contingencias" como las de la pandemia y añadió que ahora están centrados en seguir impulsando su apuesta por la multimovilidad y crecer en clientes. En los últimos meses han incluido en su oferta taxis, bicis y motos eléctricas, además de un servicio de mensajería y otro de reparto de alimentación a domicilio, llamado Cabify Super.

Para 2022, la compañía planea lanzar este último servicio en Latinoamérica, donde opera en Chile, Colombia, México, Ecuador, Argentina, Perú y Uruguay. Los directivos no han , pero no han especificado en qué país de la región lo estrenarán primero. En la actualidad, el servicio solo lo ofrecen en España tras cerrar una alianza con Lola Market, adquirida este año por Glovo

Regulación de la CCAA

Respecto a la regulación de las VTC en las diferentes comunidades autónomas tras el llamado "decreto Ábalos", que prohíbe a los vehículos de transporte con conductor realizar trayectos urbanos más allá del 1 de octubre de 2022, De Antonio indicó que es "contradictorio" que mientras la sociedad y la agenda política coinciden en que el "vehículo particular no puede ocupar tanto espacio", se "limiten opciones de vehículos compartidos que van a esa dirección". 

En su opinión es "difícil de comprender" que se quieran limitar las VTC cuando los tribunales están "echando atrás" algunas de las restricciones que imponía el real decreto 516/2021 de 10 de julio, del que ha dicho que se hizo en un "momento particular" y que puede provocar el que se "deje en la calle a más de 60.000 trabajadores (40.000 directos)" del sector si las comunidades no renuevan las licencias. Por ello, ha animado a los responsables autonómicos a que regulen las VTC dentro del plazo previsto, porque es lo que demandan los ciudadanos para su movilidad compartida.

Ante la llegada de fuertes competidores como Bolt o el desembarco inminente de Gett en España, el fundador de Cabify señaló que la competencia es buena para los usuarios y para el mercado en general porque ayuda a seguir innovando. Además, indicó que Cabify "se mueve bien en un entorno competitivo agresivo" y puso como ejemplo el mercado latinoamericano donde compiten con "empresas aún más capitalizadas que las que vienen a España". 

Normas
Entra en El País para participar