Great Wall Motor: así es el gigante chino que aspira a reflotar Nissan Barcelona

Tiene plantas de producción en siete países

Cuenta con 500 redes de distribución en más de 60 Estados

Planta de Great Wall Motor en Chongqing (China).
Planta de Great Wall Motor en Chongqing (China). Getty Images

Great Wall Motor (GWM) es la compañía mejor situada para hacerse con las plantas que Nissan dejará de operar en Barcelona a partir del 31 de diciembre.El gigante chino hizo oficial su candidatura en la undécima reunión de la comisión de trabajo integrada por la empresa, sindicatos, Gobierno y Generalitat de Cataluña, y que está asesorada por KPMG.

En estos momentos, la negociación se establece como "preferente" con la empresa china. GMW también baraja la posibilidad de utilizar el centro de Montcada i Reixac y estudia una inversión inicial de 150 millones. Pero, ¿cuáles son los números que respaldan al fabricante asiático para ser el elegido?

Fuentes cercanas a las negociaciones explican a CincoDías que el proyecto que plantea GWM es el “más similar” a la actividad que hasta ahora ha desarrollado Nissan en la Ciudad Condal. También subrayan que, gracias a su dimensión, la empresa tiene un “gran poder de atracción” para que proveedores y empresas relacionadas con la industria de la automoción puedan instalarse en Barcelona.

La multinacional china se dedica al diseño, desarrollo, producción, venta y distribución de automóviles y tiene centros de producción en China (7), Malasia, Tailandia, Túnez, Bulgaria, Rusia y Ecuador. Además, la distribución global de I+D de la empresa abarca Europa, Asia y América del Norte, con centros de I + D en Japón, Estados Unidos, Alemania, India, Austria y Corea del Sur.

Opera cuatro marcas distintas: Haval [un todocamino con más de cinco millones de ventas y exportado a más de 60 países], Ora [vehículos eléctricos], Wey [la primera firma china que crea un todocamino de lujo] y GWM Pickups [para el desarrollo de pickups].

Por otro lado, exporta vehículos desde 1998, con 500 redes de distribución en más de 60 países y vendiendo un total de 700.000 vehículos en el extranjero. Actualmente, cubre los mercados de Rusia, Australia, Centro y Sudamérica, Asia, Medio Oriente y África. En Europa ha desembarcado recientemente. En 2020, fue la séptima empresa china del sector que más facturó y situó a uno de sus modelos eléctricos como el décimo más vendido en todo el mundo.

En los últimos años, la deuda contraída por GWM respecto a los fondos propios [38,52% en 2020 frente al 14,04% en 2019] ha crecido considerablemente motivada principalmente por la compra de nuevas plantas y su consiguiente expansión internacional. Según las mismas fuentes, a priori, “no parece que sea un problema grave”, ya que la empresa dispone de liquidez suficiente y su expansión se está traduciendo en un aumento de los ingresos y de los beneficios gracias al crecimiento experimentado por sus ventas, lo que le permitirá hacer frente a la deuda contraída.

Asimismo, como consecuencia, también ha visto como se ha reducido en los últimos años el retorno de los fondos propios, así como el margen bruto y el margen Ebitda, pero manteniendo siempre niveles positivos.

En 2018, alcanzó un acuerdo con BMW para crear una joint venture para la producción del Mini eléctrico en China. Ambas compañías anunciaron una inversión de 650 millones de euros a través de la empresa conjunta Spotlight Automotive Limited para la construcción de una planta en la ciudad de Zhangjiagang, con una capacidad de producción de 160.000 vehículos por año.

Silence y QEV Technologies, proyectos complementario

La propuesta del fabricante catalán de motocicletas eléctricas Silence y el Hub de Descarbonización de Barcelona (D-hub) liderado por la catalana QEV Technologies se sitúan como “proyectos complementarios”, mientras que el proyecto de la belga Punch no se va a negociar de momento y quedará de reserva.

Según los sindicatos, la fase de negociación debería ser “rápida” y para finales de octubre se debería alcanzar un acuerdo, aunque la comisión de trabajo se reunirá de nuevo a principios de noviembre. De su lado, el proyecto de la belga Punch ha quedado prácticamente descartado. Había ofrecido producir 46.000 vehículos en las plantas barcelonesas para 2025

Normas
Entra en El País para participar