La escasez de chips se convierte en un acicate para la compra de productos reacondicionados

Las empresas del sector afirman que son una respuesta “rápida y eficaz” a este problema. Defienden que dan “buena calidad” a precios mucho más asequibles

A la izquierda, aplicación y coches de Cliclars. A la derecha, tienda Hubside.Store y web de Back Market.
A la izquierda, aplicación y coches de Cliclars. A la derecha, tienda Hubside.Store y web de Back Market.

La falta de chips en todo el mundo está generando una buena oportunidad de negocio para las empresas que se dedican a vender productos reacondicionados: móviles, tabletas, portátiles, electrodomésticos... pero también coches que han sido abiertos, verificados y reparados en talleres montados para este fin y su puesta en venta.

“La crisis de los semiconductores está teniendo un claro impacto en la venta de vehículos seminuevos reacondicionados. Los clientes que quieren comprar un coche nuevo se están encontrando con listas de seis, ocho y hasta 12 meses, como consecuencia de ese problema, y no pueden esperar, pues la mayoría cambia de coche por necesidad, no por capricho”, dicen Carlos Rivera y Pablo Fernández, cofundadores de Clicars.

Esta compañía, que ha triplicado su facturación en su último año fiscal (cerrado en septiembre) hasta los 206 millones, ofrece un stock de más de 2.000 vehículos de entre uno y cinco años totalmente reacondicionados. Ambos aseguran que tienen en Madrid la fábrica de reacondicionamiento de coches más grande de Europa, con 40.000 m2. “Allí realizamos la certificación más completa del mercado, con 250 puntos de control. La exigencia es máxima; cada coche es revisado por tres especialistas, y damos una garantía de devolución de 15 días o 1.000 kilómetros”. Según el directivo, menos de un 10% de los coches que hay en el parque automovilístico español cumplen sus criterios.

Thibaud Hug de Larauze, CEO y cofundador de Back Market, uno de los líderes mundiales en la venta de productos de electrónica reacondicionados, tiene claro que estos productos “pueden ser una solución a la falta de chips”. “Lo que intentamos destacar en Back Market es que hay muchos productos ya usados en circulación que pueden repararse y volver a venderse en condiciones técnicas y físicas comparables a las de los productos nuevos. El afán por los productos nuevos está dañando el planeta y nuestros recursos, y eso es lo que estamos tratando de combatir haciendo que los productos reacondicionados sean tan buenos como los nuevos, y a precios entre un 30% y un 70% más baratos”. Clicars también apunta que los coches reacondicionados son un 30-40% más baratos que uno nuevo similar.

Salvatore Macri, country manager de CertiDeal España, coincide con el CEO de Back Market en que la venta de productos reacondicionados está creciendo y seguirá haciéndolo. Cree como él que aun es difícil decir con exactitud cuánto de ese tirón está vinculado a la escasez de chips, pero tiene claro que si los Gobiernos actuaran para empujar a los consumidores hacia productos que no son nuevos bajando el IVA sobre ellos, “la adopción podría ser más fuerte y reduciría el impacto de la crisis de los chips, al tiempo que favorecerían la la economía circular”.

Salvatore Macri: “Si los Gobiernos bajaran el IVA de estos productos reducirían el impacto de esta crisis”

“Los productos reacondicionados, que no requieren de un proceso de producción, están ya disponibles y, por lo tanto, no están afectados por la crisis de microchips, que durará en torno a 4-5 años. Esta situación no se soluciona con los dispositivos reacondicionados; solo se hará con una mayor producción de semiconductores. Lo que sí son los reacondicionados es una respuesta rápida y eficaz a este problema”, continúa.

Macri recuerda que la crisis de chips ha provocado que Apple haya decidido reducir en 10 millones de unidades la producción del iPhone 13, que Samsung retrase la salida de su nuevo Galaxy Note, que Nissan haya recortado en 500.000 unidades su producción de coches o que General Motors parara las líneas de producción de modelos de pick-up.

Por eso, y porque “el hecho de que producir menos, puede elevar el precio final de los productos nuevos”, espera como Hug de Larauze que esta situación sirva para dar a conocer los productos reacondicionados. “Si la gente compra nuestros productos debido a esta situación descubrirá que son productos realmente buenos y volverá a comprarlos por otros motivos en el futuro. Lo más difícil para los consumidores es dar el paso de comprar reacondicionados”, remarca el cofundador de Back Market.

Su opinión es compartida por Sami Marttinen, CEO de Swappie, la web especializada en la venta de iPhones reacondicionados. “La crisis de semiconductores es, sin duda, una oportunidad para que los consumidores conozcan las ventajas de este tipo de dispositivos. Debemos tener claro que la mayoría de los teléfonos móviles que llegan a compañías como la nuestra están prácticamente nuevos y, muchas veces, basta con un diagnóstico y una limpieza exhaustivos para restaurar su rendimiento completo". El directivo insiste en que muchas personas todavía no saben que es posible duplicar o, incluso, triplicar el ciclo de vida de un smartphone "y que con ello no solo ahorramos dinero, sino que contribuimos a reducir la contaminación del planeta, pues tres cuartas partes de la huella de carbono de un móvil se generan durante su proceso de fabricación”.

Sadri Fegaier, CEO de Indexia, dueña de las tiendas Hubside.Store que venden productos nuevos y reacondicionados, asegura que están viendo un retraso de cuatro a ocho semanas en el suministro de nuevos productos, “pero lo que más limita es la falta de visibilidad sobre los futuros suministros. Los fabricantes tienen grandes dificultades para proporcionar previsiones de entregas fiables”. Por eso, asegura, "estamos seguros de que el crecimiento del mercado de los reacondicionados continuará, porque mucha gente habrá tenido oportunidad de darse cuenta de la eficacia del modelo, que se habrá mantenido durante este periodo de escasez de componentes, así como de la calidad de los productos ofrecidos".

Hug de Larauze: “La gente que compre nuestros productos por esta razón descubrirá que son buenos y volverá a comprarlos en el futuro”

Los cofundadores de Cliclars detallan que, en el caso de los coches, el ratio de vehículo usado a nuevo en España ha sido tradicionalmente de dos por uno, "pero los ratios del último mes están en 2,7. Ha habido un cambio brutal, pero en Francia e Italia están muy por encima, en cuatro o cinco veces, y creemos que la crisis de chips actual puede acercarnos a la media europea".

Tasa de crecimiento del 15% hasta 2025

Unidades vendidas. La venta de dispositivos reacondicionados crecerá a un ritmo superior al 13,6% durante los próximos años para alcanzar los 332,9 millones de unidades vendidas en 2023, frente a los 175,8 millones de 2018 y los 206,7 millones de unidades de 2019, según IDC.

Expectativas. El CEO de Swappie destaca que debido a la crisis de los chips “muchos españoles no solo no podremos regalar un nuevo smart­phone este año por Navidad, sino que veremos cómo continúan incrementándose sus precios significativamente”. Y mientras esta situación repercute negativamente en las ventas de smartphones a nivel global, con una caída del 6% en el tercer trimestre de 2021 frente al mismo periodo del año anterior, según Canalys, el sector de los teléfonos reacondicionados creció un 4% en 2020, según Counterpoint, y tiene unas expectativas aún superiores para este año. De hecho, los analistas de MarketWatch esperan que la industria tenga una tasa de crecimiento anual compuesto del 15,5% hasta 2025.

Preocupaciones. Sami Marttinen cuenta que, hasta ahora, tan solo uno de cada cuatro españoles ha comprado alguna vez smartphones reacondicionados, pero una encuesta reciente de su empresa muestra que el 72% consideraría actualmente la opción de adquirir uno. Las mayores preocupaciones para comprar un producto de este tipo son la calidad funcional del dispositivo (57%), la posibilidad de caer en una estafa (44%) y la capacidad de la batería (32%).

Piezas de recambio

La escasez de componentes en el mercado, debido también a las paradas en las fábricas por el Covid y la crisis logística, afecta principalmente a los productos nuevos, pero también en menor medida a los reacondicionados, que también necesitan piezas de recambio (pantallas, conectores de carga, baterías, placas base), según explica Sadri Fegaier, CEO de Indexia, principal inversor de Fnac. El directivo cuenta que los actores de este negocio dependen de los mercados americano y asiático para la compra de grandes lotes de productos multimedia y para su reacondicionamiento y, por lo tanto, se enfrentan a la escasez tanto de equipos para reacondicionar como de componentes. 

Thibaud Hug de Larauze, CEO y cofundador de Back Market, explica que los vendedores que venden en su plataforma trabajan con modelos más antiguos en los que todavía hay muchas piezas disponibles o ya producidas. "Nuestros socios han tomado las medidas necesarias para anticiparse a la construcción de sus stocks", remarca. 

El CEO de Swappie, Sami Marttinen, comenta, por su parte, que están viendo un retraso en la disponibilidad del nuevo iPhone 13. "Normalmente, ya tendríamos varios iPhones 13 en stock en esta época del año, pero la falta de semiconductores ha dejado al mundo entero a la espera de ellos. En general, esta situación repercute en la rapidez con la que somos capaces de obtener los teléfonos más recientes y en las condiciones que denominamos como nuevo". 

Los fundadores de Clicars también apuntan que, al igual que hay menos vehículos nuevos en el mercado, también hay una cierta reducción de vehículos semiconductores locales. "En nuestro caso lo estamos resolviendo a través de la importación de vehículos, fundamentalmente de Francia, Italia, Alemania, Bélgica, y algunos de Dinamarca". Carlos Rivera y Pablo Fernández explican que las grandes fuentes de vehículo seminuevos son las empresas de renting, "las cuales muchas están extendiendo sus contratos por no poder renovar la flota". Por eso han pasado de un 0% de importación el año pasado a que casi la mitad de los coches reacondicionados que disponen hoy provengan de fuera de España.

Normas
Entra en El País para participar