Análisis

Turquía, una apuesta polémica de BBVA y al arbitrio de Erdogan

Los inversores pasan por alto la mejora del dividendo anunciada y recelan del aumento de exposición de la entidad al mercado turco, de gran potencial pero marcado por una divisa muy débil y un banco central bajo la influencia del presidente del país.

Sede de Granti BBVA en Estanbul, Turquía
Sede de Granti BBVA en Estanbul, Turquía GETTY IMAGES

El mercado ha castigado en Bolsa a BBVA por su opa por el 50,15% que no posee del banco turco Garanti, por una cuantía de 2.249 millones de euros. La entidad española ha decidido destinar a Turquía buena parte de su exceso de capital, una apuesta que refuerza la exposición de la entidad a un mercado emergente especialmente vulnerable, con una divisa en caída libre y un banco central de dudosa independencia que toma decisiones sobre los tipos de interés casi al dictado del presidente turco Tayyip Erdogan. Este jueves volvió a rebajar tipos, pese a una inflación que ronda el 20%, lo que provocó un nuevo hundimiento a mínimos de la lira, que se deprecia más del 30% en el año. Tal rebaja de tipos deslució por completo los mensajes del día del inversor que BBVA celebró este mismo jueves y en el que anunció una mejora del dividendo. La acción ha retrocedido más del 12% en la semana.

¿Qué es lo que ve BBVA en Turquía? El presidente de BBVA, Carlos Torres, aseguró este jueves que ya contaba con rebajas de tipos en su plan estratégico. La entidad afirma que, a pesar de la volatilidad en el corto plazo, “el potencial de crecimiento de la economía, su pirámide poblacional, los lazos comerciales del país con Europa y su baja bancarización” lo vuelven un mercado atractivo. La entidad asegura que el margen para crecer en el negocio bancario es muy elevado: el crecimiento potencial del PIB es un 3,5% por año, con una población de 84 millones con una edad media de 32 años, según datos de BBVA Rersearch. En este contexto, el endeudamiento de las familias supone solo un 17% del PIB, frente a un 69% de la media de la Unión Europea, lo que deja bastante terreno para expandirse. Durante el Investor Day del banco, Recep Bastug, consejero delegado de Garanti BBVA, destacó que además cuenta con mayor cobertura y menor tasa de mora que sus competidores.

Para los especialistas, sin embargo, esta “volatilidad en el corto plazo” no es un elemento menor. Dennis Shen, director de Scope Ratings, asegura que la depreciación de hasta un 30% de la lira desde febrero evidencia la fragilidad de la moneda ante riesgos externos: “Desde septiembre, los tipos de interés se han rebajado en 300 puntos básicos, lo que ha situado el tipo de interés real de referencia de Turquía en el 3,3% negativo, uno de los más negativos de los bancos centrales de todo el mundo”. Shen añade que estas bajadas de tipos están estimulando la inflación y aumentan el riesgo de una crisis de la balanza de pagos. El analista advierte que esto también podría desembocar en una “reversión repentina” en la política monetaria.

Por su parte, Guillaume Tresca, estratega sénior de mercados emergentes de Generali Investments, asegura que los mayores riesgos de invertir en Turquía son la política del país y las necesidades de refinanciación externa. “Las elecciones se celebrarán en 2023 y el presidente Erdogan puede impulsar nuevas políticas poco ortodoxas y un crecimiento a toda costa que se apoyará en un tipo de cambio más débil y tolerará una mayor inflación. La credibilidad del banco central es baja y está sometido a una fuerte presión política para relajar la política monetaria, mientras que la inflación es alta y las grandes necesidades de refinanciación externa requerirían entradas de cartera”, ha indicado Tresca a CincoDías. El experto añade que el riesgo por tipo de cambio y la dolarización son problemáticas que afectan a la inversiones en Turquía.

Bank of America, sin embargo, cree que el BBVA podría terminar por adquirir un porcentaje inferior al 50,15% de la opa, y destaca que lo imprescindible para consolidar su proyecto no es poseer todas las acciones restantes de Garanti, sino las suficientes para poder maniobrar el barco: “Mientras que el BBVA logre superar el 50,00% por una sola acción, la estructura de la transacción proveerá al banco de flexibilidad para manejar sus inversiones en Turquía sin tener que comprometer capital por adelantado”, ha afirmado la entidad en un reciente informe, donde aconseja comprar. Los analistas estadounidenses destacan, no obstante, que el problema de generar valor en euros en un mercado donde la moneda se continúa depreciando seguirá siendo un problema

Los mensajes del BBVA

Capital. La cúpula de BBVA asegura que la entidad conservará reservas holgadas de capital tras la opa de Garanti y el plan de recompra de acciones por 3.500 millones de euros, una afirmación que también incluye el anuncio de elevar el pay out actual a una horquilla del 40%-50%, desde el 30%-40% anterior. Incluso tendría colchón para “más fusiones y adquisiciones”, en alusión a la operación fallida con Sabadell en 2020. La clave está en los más de 8.000 millones de euros de plusvalías obtenidas de la venta de su negocio en EE UU.
Rentabilidad. El grupo espera alcanzar en 2024 una rentabilidad sobre fondos propios excluyendo intangibles (ROTE, por sus siglas en inglés) del 14%, frente al 11,7% de los primeros nueve meses del presente ejercicio. En cuanto al ratio de eficiencia (que mide la proporción de los costes sobre los ingresos), BBVA estima que mejorará hasta el 42% en 2024, desde el 44,7% en el que se situaba a cierre de septiembre.
Valoración. El castigo en Bolsa recibido esta semana ha despertado aun así algunas recomendaciones positivas para el valor. JB Capital Markets elevó el viernes su consejo para BBVA a neutral desde infraponderar.

Normas
Entra en El País para participar